Uno de los primeros empresarios mexicanos que ordenó el “home office” a todo su personal -mucho antes de que se declara la emergencia sanitaria- le escribió ayer un mensaje a Carlos Salazar Lomelín -presidente del CCE- y cuando me compartió su contenido, le pedí licencia para publicarlo aquí.

Les platico: Las empresas de éste industrial operan en México y en muchos otros países, algunos de los cuales resintieron la pandemia del COVID-19 antes de que llegara a nuestro País.

En varios de esos lugares, el problema sigue siendo grave; en otros ya van de salida y en todos donde su personal labora, la preservación de las fuentes de trabajo ha sido para él y para sus directivos, la prioridad número uno.

Una vez me dijo: “El negocio nunca se justificará si no cuidamos a nuestra gente”, y en la forma en que maneja el tema del corona virus, demuestra su filosofía: Ni un solo empleado se ha quedado sin su paga, nadie ha sido despedido en todos los países donde opera -incluyendo por supuesto a México- y mandó a jalar a sus casas a todos los que pudo. Punto.

Le gusta tomar decisiones y las toma bien rápido. Es reconocido dentro y fuera de México, y por ser un referente de la actividad empresarial, quise compartir con mis lectores su mensaje al líder del que quizás es el organismo de la IP más emblemático, el Consejo Coordinador Empresarial, CCE para los amigos.

Le pregunté la hora en que había enviado su mensaje a Salazar Lomelín y fue dos horas antes de que el líder empresarial sostuviera una inédita reunión virtual con más de 4,000 representantes de empresas y organismos sociales en todo el País.

Al término de dicho evento, el presidente del CCE pidió a quienes buscan que MALO deje la presidencia por su inacción ante la crisis por la pandemia del COVID-19, que se organicen para votar por la revocación de mandato.

“…Si eso es lo que queremos, unámonos, nomás que debemos tener a 30 millones de mexicanos detrás de nosotros”, dijo, al reiterar que el gobierno federal le cerró las puertas a las propuestas del empresariado para apoyar a la economía en la crisis actual.

Concretamente se refirió a la prórroga fiscal que la mayoría de los países afectados por el virus han aplicado para apoyar la actividad productiva.

Entonces, como se trató de una conversación privada y el industrial a quien me refiero fue el actor, atiendo su petición de no revelar su nombre, pero Carlos sabe muy bien que lo que voy a reproducir EN EXCLUSIVA, es real. Abro comillas:

Estimado Carlos. Como te lo dije en nuestro desayuno del machacado sin cebolla, soy tu más fiel y apasionado ´fan´ por tu brillante trayectoria…pero también te dije que NO estoy de acuerdo en la forma que se estaba dirigiendo el CCE ante la peligrosísima actitud de la política federal.

Escuché atento la presentación, combinada de dirigentes empresariales, que tú lideras…NO estoy de acuerdo en ocupar ´tanto espacio´ para solo tratar de justificar la errada estrategia que se ha seguido desde hace casi un año y que no ha hecho otra cosa que agravar la crisis, ahora acrecentada con el coronavirus.

Con ese señor NO se puede ´negociar´ pues es un ser enfermo de poder, con razonamientos fuera de la realidad y con una tozudez enfermiza.

Si queremos salvar a México y a sus ciudadanos de una catástrofe cubanista o chavista, debemos ´arrinconar´ al señor para que, en base a su demostrada ´cobardía´ se doblegue a base de presiones descomunales que pongan en riesgo la estabilidad del régimen.

El punto es: o se salva México o se salva él, no hay otra opción si no queremos terminar con nuestras maletas en otro país asilados por no haber defendido a tiempo nuestros derechos, negocios y propiedades. Esto es de trascendencia vital, nuestros hijos y nuestros nietos nos lo demandarán si fallamos a la hora precisa.

Sé que hay, y siempre ha habido, un grupúsculo de empresarios que han lucrado del gobierno y que desgraciadamente, olvidándose de que son mexicanos, le hacen el juego esperando más canonjías. Olvídate de ellos, son avariciosos y egoístas sin Patria qué defender, tu imagen se empequeñece cuando pactas con ellos.

Te conmino, como ciudadano, a que des un golpe de timón y conduzcas con valentía el rumbo de nuestro futuro. Cuenta conmigo, y estoy seguro de que también cuentas con la inmensa mayoría de los  mexicanos que esperamos mucho de tu liderazgo histórico.

Preocupado pero con afecto, me repito tu amigo de siempre….

Cierro comillas.

Y para complementar, cedo ahora la palabra a Sergio Arturo Vela, ex presidente de los ExA-Tec de Monterrey en Houston, cuya firma ha constituido a cientos de empresas mexicanas y norteamericanas en Texas, Illinois y California principalmente:

“Conozco a Carlos Salazar desde hace más de 30 años. Sé que sus juicios son muy acertados y después de verlo y escucharlo en la videoconferencia nacional, lo noté realmente desesperado porque no le halló la cuadratura al presidente.

Y lo dijo muy enfáticamente: ´El presidente nos cerró todas las puertas a negociar, a plantear las alternativas, no hubo ninguna negociación y se van a perder en México un millón 400 mil empleos´.

La economía puede caer entre el 7 y el 12%, algo que no se ve en los últimos 90 años, cuando se dio la gran depresión mundial.

Y ante este panorama negativo, el presidente no quiso oír a los empresarios a los que sataniza diciendo que tienen muchos millones de pesos. Algunos los tendrán, pero hay millones de pymes que no van a aguantar el estancamiento de la economía ni meses en sus casas junto a los trabajadores.

Hoy, están en sus casas millones de mexicanos desesperados, sin dinero, muchísimos con hambre y todo esto en medio de un gobierno cuyo presidente presentó el domingo un plan que no es plan, porque no hay nada más allá de lo que ya ha estado haciendo en los últimos 13 meses, esto es: La ideología, el ataque a los neoliberales, a los gobiernos anteriores, a sus adversarios, a los reaccionarios, a los conservadores y a un montón de epítetos más”.

CAJÓN DE SASTRE

“Como dijo tu abuela la financiera: Señor López Obrador ¿quiere más, o le guisamos un huevo?”, dice la irreverente de mi Gaby.

placido.garza@gmail.com