La feria Art Basel cerró hoy su 41 edición con una presencia récord de 62 mil 500 visitantes. (Foto: AP)
El Universal
La edición 41 de la feria de arte culminó sus actividades con el registro de 52 mil 500 visitantes
La feria de arte más prestigiosa del mundo, Art Basel, cerró hoy su 41 edición con una presencia récord de 62 mil 500 visitantes.

Este año se consolida una tendencia que ya se apuntó el año pasado: los galeristas, temerosos de la falta de liquidez de los coleccionistas, han traído a Basilea (noroeste suizo) sus mejores obras, según confirmaron en un escueto comunicado de prensa, los organizadores.

Trescientas galerías de 37 países expusieron 10 mil obras de 2. mil 500 artistas. A pesar de la voluntad "globalizada" de los directores, Art Basel sigue siendo eminentemente "eurocéntrica" y muy estadounidense, dado que de las 300 galerías, 200 eran europeas y 32 estadounidenses.

De hecho, en el comunicado se citan los comentarios de 10 galeristas, todos ellos europeos o estadounidenses, que destacan la calidad de las obras mostradas y confirman que hubo buenas ventas, sin especificar cifras concretas.

España estuvo presente con 8 galerías y Latinoamérica con 9: 4 brasileñas, 3 mexicanas, 1 colombiana y 1 argentina.

Un año más, se han visto todos formatos y formas de expresión: desde las clásicas pintura y escultura, pasando por dibujos, instalaciones, fotografías, videos y "performances".

Además de las galerías, se mantuvieron los espacios "Art Unlimited" , que permite exponer obras de tamaño extraordinario en un espacio de 17 mil metros cuadrados, este año 56; y "Art Public" , con 14 piezas expuestas en la plaza frente a la feria.

Asimismo, el visitante encontró "Art Statements" , un espacio dedicado a los nuevos talentos, y donde 26 jóvenes artistas expusieron sus proyectos.

Por primera vez, los comisarios, claves en este negocio, tuvieron su propio espacio, donde expusieron proyectos o plantear discusiones.

Otra novedad de este año fue el "Art Parcours" , gracias al cual, distintos lugares del casco antiguo de Basilea fueron transformados por varios artistas durante las tres noches de este fin de semana.