A algunos investigadores les preocupa que podamos estar poniendo demasiadas esperanzas en una estrategia que no se ha demostrado que funcione. Foto: AP
Farmacéuticas y centros de investigación trabajan para hallar un ‘blindaje’, pero advierten: la labor no será sencilla

A más de 7 meses del primer caso de coronavirus fuera de China con lo que se comenzó a expandir para ser una pandemia, los esfuerzos por encontrar una cura siguen multiplicándose.

En el mundo hay más de 30 vacunas avanzando rápidamente en las etapas más rigurosas de ensayos clínicos. Éstas son las esperanzas más próximas para tener algo que frene a la pandemia.

Pero no solo ellas, también hay al menos 88 investigaciones que están en una etapa de revisión preclínica en laboratorios de todo el mundo, se prevé que al menos 67 de ellas puedan comenzar ensayos clínicos antes de finales de 2021.

Las vacunas más avanzadas podrían estar disponibles en México para finales del primer trimestre de 2021. Ese primer cuarto de año será clave en el mundo para acercarse a un “blindaje” eficaz en contra del coronavirus.

Sin embargo, esta lucha se vería reforzada con el grupo de ensayos que va en la retaguardia de la carrera. Expertos consultados por The New York Times ven que este grupo podría tener a los “combatientes” más eficaces en contra de esta pandemia.

“Es posible que las primeras vacunas no sean las más efectivas”, dijo Ted Ross, director del Centro de Vacunas e Inmunología de la Universidad de Georgia, que está trabajando en una vacuna experimental que espera poner en ensayos clínicos en 2021.

Muchas de las vacunas al frente del paquete hoy intentan enseñarle al cuerpo la misma lección básica. Entregan una proteína que cubre la superficie del coronavirus, llamada pico, que parece incitar al sistema inmunológico a producir anticuerpos para combatirlo.

Pero a algunos investigadores les preocupa que podamos estar poniendo demasiadas esperanzas en una estrategia que no se ha demostrado que funcione. “Sería una pena poner todos nuestros huevos en la misma canasta”, dijo David Veesler, virólogo de la Universidad de Washington.

En marzo, Veesler y sus colegas diseñaron una vacuna que consta de millones de nanopartículas, cada una con 60 copias de la punta de la proteína del pico, en lugar de todo. Los investigadores pensaron que estos paquetes de consejos podrían tener un impacto inmunológico más fuerte.

Cuando los investigadores inyectaron estas nanopartículas en ratones, los animales respondieron con una avalancha de anticuerpos contra el coronavirus, mucho más que los producidos por una vacuna que contiene todo el pico. Cuando los científicos expusieron ratones vacunados al coronavirus, descubrieron que los protegía completamente de la infección.

Los investigadores compartieron sus resultados iniciales este mes en un artículo que aún no se ha publicado en una revista científica. Icosavax, una empresa de nueva creación cofundada por el colaborador del Dr. Veesler, Neil King, se está preparando para comenzar los ensayos clínicos de la vacuna de nanopartículas a fines de este año.

PRODUCCIÓN MÁS RÁPIDA Y ECONÓMICA

Incluso si la primera ola de vacunas funciona, a muchos investigadores les preocupa que no sea posible producir suficientes vacunas lo necesariamente rápido para hacer frente a la necesidad global.

“Es un juego de números, necesitamos muchas dosis”, dijo Florian Krammer, virólogo de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Algunos de los productos de primera ola más prometedores, como las vacunas de ARN de Moderna y Pfizer, se basan en diseños que nunca antes se habían puesto en producción a gran escala. “Las matemáticas de fabricación simplemente no cuadran”, dijo Steffen Mueller, director científico de Codagenix.

Muchas de las vacunas de segunda ola no requerirían una gran ampliación de la fabricación experimental. En cambio, podrían aprovechar métodos estándar que se han utilizado durante años para fabricar vacunas seguras y efectivas.

Codagenix, por ejemplo, se ha asociado con el Serum Institute of India para hacer crecer sus coronavirus recodificados. El instituto ya produce miles de millones de dosis de vacunas de virus vivos debilitados para el sarampión, los rotavirus y la influenza, y las cultiva en grandes tanques de células.

Aprovechar métodos bien establecidos también podría reducir el costo de una vacuna contra el coronavirus, lo que facilitará su distribución en países menos ricos.

(Con información de The New York Times)

The New York Times

The New York Times es un periódico publicado en la ciudad de Nueva York y cuyo editor es Arthur Gregg Sulzberger, que se distribuye en los Estados Unidos y muchos otros países. Desde su primer Premio Pulitzer, en 1851, hasta 2018, el periódico lo ha ganado 125 veces.​