AMLO es quien ha 'definido' desde el 2001 hasta el día de hoy la política de gasto de los tres órdenes de gobierno del país

El próximo 5 de diciembre de 2017, Ciudad de México (CDMX) cumplirá 20 años con gobiernos surgidos del PRD. Desde luego, el PRD, que llegó al gobierno del DF en 1997 con Cuauhtémoc Cárdenas como el primer jefe de Gobierno, no tiene nada que ver con el actual. En ese entonces Andrés Manuel López Obrador (AMLO) era el presidente del PRD, el mismo que ocasionó la escisión en ese partido para iniciar la creación de Morena en 2011. Éste es el segundo artículo de la serie.
Después de la caída del muro de Berlín, las izquierdas también se transformaron. Los partidos comunistas quedaron para la arqueología de la ciencia política, esto es, desaparecieron. La social democracia evolucionó con ejemplos de gobiernos con logros trascendentales.

¿Qué tienen en común las izquierdas que han gobernado la CDMX? En los hechos, se distinguen por promover acciones de gobierno que denominan "programas sociales", diseñados para otorgar transferencias a grupos de la sociedad que consideran vulnerables. El programa icónico es el que inició AMLO a partir de 2001 con el nombre de "Pensión Universal para Adultos Mayores de 70 años". Este apoyo se otorgó prácticamente sin distinción alguna, independientemente del ingreso o si se recibía una pensión por parte del IMSS, ISSSTE, Pemex, CFE u otro instituto de seguridad social. Los adultos mayores de 70 años recibirían mensualmente 580 pesos. Este programa contrastaba diametralmente con el Programa de Educación, Salud y Alimentación (Progresa) del presidente Zedillo, que se creó para sacar a niños y jóvenes del círculo vicioso de la pobreza, al condicionar el apoyo y obligar a los padres de población en pobreza extrema a acercar a sus hijos y darles acceso de servicios de salud, recibir alimento especial para madres en proceso de gestación y llevar a la escuela a sus hijos. Dos visiones de cómo abordar problemas: el primero da apoyo independientemente de necesitarlo; el segundo se diseña para identificar a quien necesita el apoyo del Estado, crea padrón, lo sujeta a reglas de operación y a esquemas rigurosos de evaluación.

Otros programas que introdujo la administración de AMLO fueron: Atención Integral para Madres Solteras Residentes en el DF; Seguro de Desempleo; Becas a Estudiantes de Secundaria, Preparatoria y Universidad. Todos estos programas se caracterizaron por carecer de seguimiento y evaluaciones públicas. John Scott, uno de los académicos más reconocidos en el estudio y evaluación de programas sociales para abatir la pobreza, lo ha manifestado públicamente, basta sólo buscarlo en Google.

La influencia de estos "programas sociales" ha sido de tal magnitud que todos los órdenes de gobierno, independientemente del origen del partido que los llevó al gobierno, los han imitado. De hecho, se puede afirmar que AMLO es quien ha definido desde el 2001 hasta el día de hoy la política de gasto de los tres órdenes de gobierno del país. Uno de sus más fieles seguidores en ampliar la gama de "programas sociales" fue el presidente electo Felipe Calderón, quien prometió y cumplió su dicho: "voy a rebasar a la izquierda por la izquierda" (10 de septiembre de 2006). Introdujo a nivel federal el programa de apoyo a adultos mayores y, con los altos precios del petróleo y endeudamiento, dio inicio a una de las expansiones de gasto más importantes desde el gobierno del presidente López Portillo.

No obstante, no hay evidencia para mostrar el costo beneficio de los "programas sociales" en la CDMX. A juzgar por las mediciones del Índice de Desarrollo Humano disponibles por entidad federativa que son para 2008, 2010 y 2012, la mejoría fue magra, al pasar de 0.82, 0.83 y 0.83 respectivamente. Lo que sí es un hecho es que la Ciudad de México dispone de las clientelas políticas mejor organizadas en este país.

Twitter: @jchavezpresa