Fotos: Omar Saucedo/Marco Medina
La Nave Verde superó adversidades en su primer año de una nueva era y superó expectativas, ahora ya preparan velas para la próxima campaña poner como destino el sumar otro título para la institución

Terminó una gran aventura para los Saraperos de Saltillo, una campaña en la que regresaron a los primeros planos para estar de vuelta en los playoffs y que es un gran preludio para el 2020 en el que el reto y la exigencia serán mayores, pues la organización saltillense celebra 50 temporadas.

Así lo dejaron ver Roberto “Chapo” Vizcarra y compañía, quienes, en su mayoría, viajarán al Pacífico para formar parte de los equipos del beisbol de invierno; sin embargo, esperan con ansia el retorno a Saltillo para vivir una nueva oportunidad.

Bajo una nueva dirección, encabezada por César Cantú García, los Saraperos se reestructuraron y les permitió lograr grandes objetivos a corto plazo, dentro de un proyecto que tenía previsto un mayor lapso de tiempo para conseguirlos.

Desde el inicio del proyecto la organización tomó el rumbo correcto, pues regresó la gerencia deportiva a la institución en la figura del experimentado Roberto Magdaleno, quien trajo a un mánager ganador y con mucho recorrido como Vizcarra.

Entre estas dos figuras, y apoyados al 100 por ciento por la directiva, se forjó un interesante grupo con una base sólida, pero con incorporaciones importantes que al final terminaron por compactar al equipo.

“Tuvimos un campo de entrenamiento bastante amplio, llegaron casi 70 peloteros. Después se fueron incorporando otros jugadores de gran experiencia”, recordó el timonel.

A la ofensiva conformada por Christian Zazueta, Rainel Rosario, Sergio Burruel y Manny Orozco, se unieron de inicio elementos como Juan Pérez, Ricardo Serrano y Chris Valencia, por nombrar algunos. Luego llegaron otros como Juan Apodaca, Jorge Vázquez y el retorno de Manny Rodríguez.

Si bien es cierto que la primera vuelta de la campaña se complicó por lesiones y el bajo rendimiento de algunos peloteros, los ajustes que se hicieron fueron los necesarios y se reflejaron en una segunda vuelta en la que la Nave Verde tomó el liderato de la Zona Norte sobre equipos poderosos y con mayor tiempo de trabajo como Tijuana, Monclova y Sultanes.

Soy sincero, soñaba con avanzar, estuvimos a un hit, a una jugada, a un paso… si este fue un reto, pienso que para el 2020 va a ser un súper reto. Nosotros, directiva y afición nos vamos a exigir más; si en un mes o dos se pudo hacer todo esto, ahora con un año de preparación hay que exigirnos más para ya no estar en un cuarto lugar, sino buscar escalar aún más”.
Roberto “Chapo” Vizcarra, manager de Saraperos

“Se hicieron grandes movimientos, quizá algunos no gustaron como el de Leandro Castro, con el que se trató de reforzar las áreas en las que quizá estábamos fallando”. Así llegaron Henry Urrutia y Dariel Álvarez, quienes quizá tardaron un poco en acoplarse, pero cuando lo hicieron complementaron al equipo, especialmente el primera base, ayudando a solidificarlo y tomar vuelo.

Entre los brazos también hubo incorporaciones importantes como Jonathan Sánchez, Félix Doubront y el mismo Sergio Mitre, quien por temas extracancha se quedó fuera de actividad; además del despertar de lanzadores como Mario Meza y la constancia de otros como Raúl Zoe Carrillo.

“El equipo se fue conformando y empezamos a creérnosla y gracias a Dios se logró el obketivo de clasificar a los playoffs”, dijo Vizcarra.

 

Pues ese gran paso regresó a los Saraperos a playoffs, sitio que la gente extrañaba y al que no accedían desde el 2015. Y para hacer más destacado este objetivo, fue que el equipo de la capital coahuilense lo hizo de forma directa.

A pesar de caer en la serie por el pase a la Final de la Zona Norte frente a los Toros, el equipo más fuerte en cuanto a pitcheo y con una ofensiva de miedo, Saltillo dejó un gran sabor de boca al pelear de tú a tú ante los astados, demostrando que el 2020, con más tiempo para trabajar y preparar la campaña, los Saraperos estarán para cosas grandes.

“Soy sincero, soñaba con avanzar, estuvimos a un hit, a una jugada, a un paso… si este fue un reto, pienso que para el 2020 va a ser un súper reto. Nosotros, directiva y afición nos vamos a exigir más; si en un mes o dos se pudo hacer todo esto, ahora con un año de preparación hay que exigirnos más para ya no estar en un cuarto lugar, sino buscar escalar aún más”, sentenció.

Así, comienza una larga cuenta regresiva para el retorno de los Saraperos de Saltillo a los diamantes, pero no cabe duda que será para seguir mejorando, volver a pelear en serio y soñar, por qué no, con una nueva corona.