Argumentando múltiples razones, por las 2 temporadas de este 2018 en el máximo circuito de verano que fue un fracaso y por eso se regresa un rol corrido de 2 vueltas en el próximo año, ha traído una serie de malas consecuncias  para jugadores y equipos.

Se recortó el número de equipos, de 16 a 12, un 25 porciento del total, lo que solo había sucedido por el caso extraordinario de 1980 cuando hubo la huega de jugadores.

Y ahora los 4 mánagers de esos equipos, que dicen que pidieron un año de permiso, hace que automáticamente queden libres Lorenzo Bundy  que dirigió a Puebla, Homar Rojas  que estuvo al mando de Aguascalientes,  Ramón Orantes que manejó Unión Laguna y Luis Carlos Rivera  que estuvo al frente de León, o solo que les paguen el año sábatico sus respectivos equipos, lo que no se ve que sea posible, porque todos ellos alegaron problemas económicos.

A esos 4 buenos mánagers ahora hay que agregarle  2, que ya fueron despedidos, Roberto Vizcarra, que hizo campeón a Yucatán en la Temporada de Primavera y a Matías Carrillo que lo quitaron del mando de los Generales de Durango.

EL CASO DE “EL CHAPO” Y DE “EL COYOTE”

Los Leones de Yucatán solo informaron que agradecen la entrega, compromiso y profesionalismo de Roberto “Chapo” Vizcarra quien dejaba el timón del equipo y que reconocen la labor durante su etapa como  mánager donde fue Campeón con el equipo en la Temporada de Primavera, deseándole el mayor de los éxitos en su carrera y en sus próximos proyectos profesionales. Pero no se mencionó el motivo de su despido.

El Director Deportivo David Cortés, declaró que ya están en la búsqueda del nuevo mánager, buscando el perfil de quien les pueda dar el campeonato que su afición merece.  

El comentario es que, a los mánagers hasta dirigiendo al equipo a un campeonato, no les respetan su jerarquía  y terminan por despedirlos.

Y el caso de Matías “Coyote” Carrillo, está más curioso su despido, pues el nuevo gerente de los Generales de Durango,  Francisco Lizárraga, le mandó  a “El Coyote” un mensaje a través de los medios informativos en el que le anticipa que no regresará al timón en 2019. Porque  Francisco Lizárraga, declaró a los medios “No hemos hablado con él. Sigue siendo nuestro mánager, pero lo más seguro es que cambiemos de manejador, eso se publicó en el periódico El Siglo. O sea, que como digo una cosa, digo la otra,

Y AÚN HAY MÁS CON LOS GENERALES

El equipo de  Durango anunció la separación de Miguel Ojeda como parte del consejo directivo. Mencionan que  la  decisión fue tomada de mutuo acuerdo y se le desea éxito en sus futuros proyectos a “El Negro de Guaymas”

El corporativo, que sostuvo el aspecto económico de los 2 torneos de este 2018, adquirió las acciones que tenía Ojeda, por lo que quedó desligado totalmente.

Y en un boletín, la directiva informó a la afición de Durango, que “el equipo está más sólido que nunca y tiene proyectos importantes para muchos años. Generales trabaja fuertemente para armar un gran equipo para la temporada 2019 de Liga Mexicana de Beisbol y se ha hecho notorio con las últimas contrataciones. La misión es llegar a playoffs entre los primeros lugares.”

Esto no parece una manera muy profesional de poner fin a una relación laboral, máxime que se conoce que quien fue presidente de los Generales, el ex cátcher Miguel Ojeda, es amigo cercano del sinaloense, quien actualmente no trabaja en la Mex-Pac.

Es posible entonces que Francisco Lizárraga, mazatleco que  llegó a jugar AAA como campo corto de los Dodgers de Los Ángeles y que  más tarde fue pitcher de relevo en la Mexicana del Pacífico y en la Mexicana de Verano, sin querer queriendo, inició con decisiones que no parecen muy prácticas porque ya todos conocemos la calidad de elementos que son Miguel Ojeda y Matías Carrillo, pero el jefe es el jefe y si se equivoca vuelve a mandar.