El 30 de agosto de 1953 se jugó el primer clásico regio, pero no fue entre Tigres y Monterrey como muchos piensan, sino entre Anáhuac y Monterrey