Foto: Especial
De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, 166 casos se consideraron feminicidios; durante enero y febrero ultimaron a 10 al día, una más que en el mismo periodo de 2019

Ni las marchas y protestas multitudinarias por los brutales asesinatos de Ingrid Escamilla y de la niña Fátima Cecilia han impedido que México rompa un nuevo récord de violencia de género: las 632 mujeres asesinadas de manera violenta, entre ellas 166 víctimas de feminicidio, en los dos primeros meses de 2020, convierten a éste en el primer bimestre más trágico del que se tenga registro.

Los números del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan que pese a la irrupción del feminismo en el debate nacional, la violencia hacia las mujeres no se detiene, y es que, en promedio, 10 fueron asesinadas cada día en los dos primeros meses de 2020, una más que en el mismo lapso del año anterior, cuando las fiscalías estatales consignaron 579 víctimas.

Entre las poco más de 630 mujeres ultimadas entre enero y febrero pasados están 166 víctimas de feminicidio, de ellas 14.45 por ciento, es decir 24, eran niñas o adolescentes, y 76 por ciento, o sea 127, mayores de 18 años.

A Ingrid, una joven de 25 años, la mató su pareja en la casa que ambos compartían, el 9 de febrero, y a la pequeña Fátima, de siete, unos días después la torturó y asesinó un matrimonio; aunque ambas se convirtieron en el símbolo de las protestas, no son las únicas que han muerto a manos de la violencia feminicida.

Cada día de esos dos meses, a dos mujeres les arrebataron la vida por el simple hecho de serlo. Estos crímenes no han parado ni por la ola de indignación que sacó a cientos de mujeres a las calles de varias ciudades, como en la marcha del 14 de febrero en la que participaron al menos 12 estados para exigir seguridad en espacios públicos y privados.

Tampoco los frenaron las protestas afuera de Palacio Nacional mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador ofrecía su habitual conferencia matutina, ni los movimientos en universidades, incluídas la UNAM y el IPN, para pedir un alto a la violencia de género, en plena polémica por la propuesta del titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, sobre la tipificación del delito de feminicidio en el país.

Lo cierto es que desde 2015 la tendencia de los asesinatos por razones de género se ha mantenido al alza en los primeros dos meses de año. El conteo del SNSP inició hace cinco años con 63 casos, al que le siguieron el bimestre uno de 2016, con 98; 120, en el de 2017; 138, en 2018, y 146 en 2019, de tal suerte que las víctimas de este ilícito crecieron 163 por ciento desde el primer registro al de 2020.

Este también fue el primer periodo de año con más niñas y adolescentes asesinadas por ser mujeres: un total de 24, la mitad ultimadas en febrero. La cifra representa un incremento de 26 por ciento si lo comparamos con las 19 menores muertas en el mismo lapso de 2019 y de 118 por ciento con el de 2015, cuando a 11 les arrebataron la vida.

El top de las entidades con más feminicidios entre enero y febrero lo integran el Estado de México, con 21 víctimas; Puebla, con 17, al igual que Veracruz; Nuevo León, 15; Baja California, ocho, lo mismo que Ciudad de México y Sinaloa; Morelos, siete, y Jalisco, seis.

Foto: Especial

En contraste, Tlaxcala y Baja California Sur no registraron ningún feminicidio; mientras que en Zacatecas, Yucatán, Querétaro, Michoacán, Campeche y Aguascalientes se perpetró al menos un crimen de este tipo.

Los asesinatos violentos, aquellos que no son tipificados como feminicidios, también impusieron otra marca. A las 247 mujeres ultimadas con violencia en enero pasado se sumaron 219, en febrero, lo que si bienrepresentó una disminución mensual de 11.33 por ciento, comparado con el mismo periodo de 2019 registró un incremento de ocho por ciento.

Al igual que las víctimas de feminicidio, las cifras en este rubro no han decrecido en ningún primer bimestre: de 2015 a 2016 el aumento fue de 11 por ciento; en el periodo siguiente, 10 por ciento; de 2017 a 2018, 31 por ciento, y de ese año a 2019, seis por ciento.