“Que no te estén preguntando, que te traigan qué comer.” Le grita la vecina a Marianita mientras la entrevista el reportero. Javier y Marianita viven con sus hijos en ejido Jazminal, dentro de un furgón de ferrocarril. Sus niños son: Milagros de 6 años, Jesús de 5 años, y María Guadalupe con 11. Javier talla lechuguilla, hace cera de candelilla, cuida y venden cabras. Los $500 o $600 que gana por semana no les alcanzan para ropa y uniformes.  Cae poca lluvia, la bomba del pozo no funciona, toman agua del estanque donde abrevan los animales.  Javier dijo que comen “frijolitos y sopa, gracias a Dios, no pasaban hambres. –¿Y es feliz?, le preguntó a Marianita el reportero. –Yo, gracias a Dios, con mi hombre, soy muy feliz, gracias a Dios. Los políticos y demás ciudadanos solo volteamos la cabeza y miramos hacia otro lado. Jeffrey Sachs explica en el “Fin de la pobreza”, que los ingresos familiares disminuyen por diversas razones: La inexistencia de ahorro y comercio, retroceso tecnológico, disminución de los recursos naturales, trastornos que afectan a la productividad y el crecimiento demográfico. Hay países que no crecen su economía, la pobreza es resultado de la existencia de dirigentes corruptos y culturas retrógradas que impiden el desarrollo moderno. Los ríos de dinero destinados al campo no fluyen, ocasionan una sequía económica que se suma a la de su terruño.  Según Sachs, además de un mal gobierno, hay ocho categorías principales de problemas que pueden causar el estancamiento de la economía: 1. La propia pobreza se convierte una trampa, los pobres viven al día y no pueden ahorrar. 2. La geografía física: Los ejidos están en una región desértica alejada, con sequía prolongada, rodeados de montañas, lo que encarece el costo de transporte y llevar los servicios- 3. la trampa fiscal: una población empobrecida no tiene para impuestos, el gobierno puede ser inepto, corrupto o incapacitado para realizar sus funciones. Puede usar sus recursos limitados para pagar los intereses de las anteriores deudas, en lugar de financiar nuevas inversiones. 4. Falta de impulso al desarrollo económico: El gobierno no identifica los proyectos de infraestructuras más prioritarios y servicios sociales necesarios. Debe crear un entorno propicio para las inversiones, libre comercio, y las garantías a la propiedad, seguridad y justicia. 5. Barreras culturales: Cuando se obstaculiza el papel de la mujer en sus derechos económicos y políticos, además las barreras racistas hacia ciertas minorías también afectan la economía. 6. Geopolítica: las barreras comerciales impiden el desarrollo pueden ser políticas, sanciones comerciales que empobrecen a la población. 7. Ausencia de innovación: No hay incentivo para los inventores porque no existe un mercado con dinero que les compre. El gobierno no invierte en investigación y desarrollo. Sachs dice que los muy pobres carecen de seis tipos de capital: 1. Capital humano: Salud nutrición y capacitación, 2. Capital empresarial: Maquinaria, instalaciones y transporte motorizado 3. Capital natural: Tierra cultivable, suelos en buenas condiciones de diversidad y ecosistemas adecuados. 4. Capital institucional público: Legislación comercial, sistemas judiciales, servicios gubernamentales y políticas que respalden una división del trabajo pacífica y próspera 5. Infraestructuras como carreteras, energía, agua instalaciones de saneamiento, aeropuertos. 6. Capital intelectual: El saber práctico, científico y tecnológico que eleva la productividad de los beneficios empresariales y la promoción del capital físico y natural. En esos capitales deberían invertir los gobiernos sus recursos. Traigan que comer, no volteen la cabeza para mirar hacia otro lado.