Rodgers lanzó para 296 yardas en las que consiguió 2 pases para touchdown. / AP
El quarterback de Packers jugó por nota y eliminó al equipo de Los Ángeles, para instalarse en la final de la Conferencia Nacional de la NFL

GREEN BAY.- Aaron Rodgers se cercioró de ser anfitrión de una final de la Conferencia Nacional por primera vez en su carrera digna del Salón de la Fama.

Y nadie podrá convencerlo de que jugar en casa sigue siendo una ventaja, aun con menos público en el graderío ante las restricciones por la pandemia.

Rodgers lanzó dos pases de anotación y consiguió otro touchdown mediante un acarreo para que los Packers de Green Bay, primeros preclasificados de la Nacional (NFC), derrotaran el sábado 32-18 a los Rams de Los Ángeles en la ronda divisional de los playoffs.

“Definitivamente estoy emocionado, sólo al pensar por lo que hemos tenido que pasar”, dijo Rodgers, quien completó 23 de 36 envíos para 296 yardas “Me emociona el público que tuvimos acá hoy”.

El potente ataque de Green Bay superó a la férrea defensiva de los Rams durante buena parte del duelo. Los Packers no permitieron que Rodgers fuera capturado pese a carecer de su tackle izquierdo David Bakhtiari, elegido All-Pro.

En cambio, Green Bay capturó a Jared Goff en cuatro ocasiones.

Los Packers (14-3) llegaron a la final de la NFC por cuarta vez en sus últimas siete temporadas. Buscan disputar su primer Super Bowl en una década.

El duelo por el campeonato de la NFC se disputará en el Lambeau Field por primera vez desde 2007, cuando los Packers cayeron ante los Giants de Nueva York por 23-20 en tiempo extra.

Rodgers lanzo un pase de una yarda a Davane Adams y aseguró la victoria mediante su envío de 58 yardas a Allen Lazard, con 6:52 minutos por jugarse.

Asimismo, el quarterback realizó un acarreo de una yarda para anotar, el primero por parte de un mariscal de campo de Green Bay en postemporada en el Lambeau Field desde que Bart Starr lo hizo en el Tazón del Hielo frente a Dallas, el 31 de diciembre de 1967.