Estancada. El centro de rehabilitación se quedó en obra negra. / Archivo
Atendería a adictos ante repunte de casos de consumo en San Pedro de las Colonias

Ante un repunte en el consumo de heroína en San Pedro de las Colonias, el Gobierno de Rubén Moreira inició en el 2017 el proyecto de un centro de rehabilitación y atención a las adiciones, que en la actualidad está en obra negra y abandonado.

Tres años después la construcción permanece en el olvido y, de acuerdo con varias fuentes, no existe ningún plan para reactivarlo. Incluso, algunas autoridades municipales no tienen conocimiento de la obra, ubicada un kilómetro detrás del penal de la ciudad, en el ejido San Pablo.

Según un recuento periodístico, el exgobernador y actual diputado federal, Rubén Moreira, anunció en 2015 la construcción del centro para atender las adicciones, pues en su momento, se reconoció y focalizó al municipio de San Pedro como una ciudad con graves problemas de consumo de heroína.

El gobierno local estimaba que había alrededor de 500 personas adictas a esta droga, y que se llegaban a comercializar hasta mil 400 dosis de heroína al día. En 2016, se dijo que la obra costaría 24 millones de pesos y que la empresa contratada estaba iniciando labores para desmontar el terreno. La obra sería ejecutada a través del Programa de Infraestructura del gobierno estatal.

El centro abarcaba una hectárea, en donde se incluirían oficinas, 28 dormitorios, dos aulas, una capilla, áreas de trabajo, consultorios, comedor y estacionamiento. En 2017, cuando se iniciaron los trabajos, se dijo que la obra costaría 30 millones de pesos, incluidos cinco millones para pavimentar.

Actualmente cerca de la obra negra no se observan ni calles pavimentadas, y nadie conoce sobre el proyecto del centro. Los dormitorios, capilla, comedor y demás, quedaron inconclusos. Los muros levantados quedaron enjarrados, pero no tienen ni puertas ni ventanas.

Roberto Goytia Sánchez, jefe del departamento de prevención del delito en San Pedro, mencionó que en el municipio no existe como tal un centro para tratar las adicciones, y que todas las personas que llegan son canalizadas a Torreón o a Parras.

El funcionario municipal consideró que es muy necesario un centro de rehabilitación, porque para las familias representa un gasto el estarlos trasladando a otras ciudades. Goytia Sánchez dijo que actualmente el problema del consumo a la heroína ha disminuido, pero se ha incrementado el número de personas adictas al cristal, además, aseguró que han tenido casos de niños de quinto y sexto de primaria con problemas de consumo.

Proyecto estancado

La obra del Gobierno quedó inconclusa.

-500 personas consumían heroína en San Pedro.

-24 Millones de pesos costaría la obra en 2016.

-30 Millones de pesos costaría la obra en 2017.

-28 Dormitorios tendría el centro de rehabilitación.