Gran afluencia de familias en restaurantes para festejar a las madres en su día. | Foto: Héctor García
Comensales esperan hasta 40 minutos para entrar

Saltillo, Coahuila.- Durante este 10 de mayo y previo a la celebración, decenas de familias abarrotaron los restaurantes para invitar a desayunar, comer o cenar a las reinas del hogar y festejarlas este Día de las Madres. 

Afuera de los restaurantes del primer cuadro de la ciudad, los comensales hicieron fila hasta por 40 minutos para alcanzar una mesa y celebrar a sus madres en su día.

Lo que provocó que se formaran largas filas hasta de una cuadra, en espera de lograr entrar a degustar platillos típicos de Saltillo y comidas especiales junto a bebidas y postres para las mamás.

Felipe García, gerente del restaurante Villas de Santiago, señaló que durante el fin de semana recibieron afluencia de familias completas que acudieron para festejar a las mamás así como este lunes, aunque sólo era permitido reunirse 8 personas por mesa.

Mientras que el aforo de los restaurantes se mantuvo al 50 por ciento y las medidas sanitarias como la aplicación de gel antibacterial y sana distancia también se aplicaron, aunque fuera de los restaurantes no siempre se mantuvo la sana distancia durante la espera.

Diferentes gerencias de restaurantes coincidieron en que la derrama económica aumentaría hasta en un 100 por ciento, multiplicando la venta que normalmente se registra durante un fin de semana, lo cual permite una real reactivación de la cámara de la industria restaurantera.

“Es un hecho que este mayo se verá favorecida la derrama ante la celebración del día de las madres, reactivando muchos de los comedores, restaurantes y negocios de comida que tras meses de crisis volvieron a tener los clientes que hace un año no teníamos”, comentó el gerente.

Esto nos ayudará, agregó, a volver a contratar a quienes en su momento, y debido al confinamiento tuvimos que despedir, pero es hasta ahora en que la apertura de restaurantes, consideró, se ve beneficiado realmente para recuperarse de la crisis que obligó a muchos a cerrar, endeudarse e incluso hacer despidos masivos.

Otras gerencias, aseguraron que la modalidad de reservación quedó cancelada debido a la alta demanda que registraron pues, la mayoría no quería arriesgarse a reservar mesas mientras que había familias esperando afuera de sus restaurantes.