Foto: FRANCISCO MUÑIZ
Impresionantes “ríos” se gente inundaron las calles de Saltillo; pese a las recomendaciones la gente sale a las calles sin temor al contagio del coronavirus

Una avalancha de saltillenses llenó los centros comerciales de la ciudad, mercados ambulantes, el Centro Histórico y provocó tráfico en las principales vialidades en la víspera de Navidad, durante la pandemia y ante la insistencia de no salir de casa por parte de las autoridades.

Aglomeraciones de personas en tiendas de diversos giros, sucursales bancarias, negocios informales, paraderos de camiones, plazas comerciales el norte y sur de Saltillo, así como estacionamientos llenos y bulevares con filas de vehículos, fueron algunas imágenes que VANGUARDIA documentó en un recorrido las primeras horas del 24 de diciembre.

Y aunque en la entrada de los establecimientos o centros comerciales había filtros sanitarios donde tomaban la temperatura y entregaban gel antibacterial, afuera y adentro la sana distancia se perdía por completo.

El uso de cubrebocas obligatorio se reflejó en el rostro de las personas que ayer salieron a hacer sus compras, aunque en la vía pública todavía se pudo ver ciudadanos con la mascarilla mal puesta, sin tapar la nariz o incluso por debajo de la quijada.

La vigilancia policiaca se vio rebasada ante la ‘oleada’ de saltillenses.