Fotos: Jordi Sifuentes
El templo de San Judas, en José María La Fragua y Maclovio Herrera, es uno de los más visitados por la feligresía de Saltillo

Al menos diez mil feligreses acudieron a la culminación de los festejos de San Judas Tadeo, donde el obispo de Saltillo, Raúl Vera hizo un llamado a la comunidad para promulgar la enseñanza del apóstol de Cristo y ayudar a reconstruir a la sociedad.

Entre antojitos y otras ventas, los feligreses llegaron al templo con sus estatuillas de San Judas Tadeo que fueron bendecidas entre danzas y música de banda sinaloense.

A su llegada en una misa de unas 600 personas, Vera López pidió a la feligresía no tener fe o “ser bueno” únicamente el día de la devoción del Santo, sino tomar el primer misterio para transformar al mundo.

“Tenemos que ser buenos todos los días y trabajar para que nuestra sociedad tenga justicia y todos gocen plenamente de nuestros derechos. La fiesta de San Judas nos debe animar a ser una sociedad justa y de tener respeto a nuestra dignidad”, manifestó el Obispo.

Hablando de San Judas Tadeo y su paso en el evangelio, Vera López llamó a la feligresía a arrepentirse del egoísmo y de la indiferencia con la que se trata a las personas vulnerables desde la sociedad actual.