Ella quedó atrapada en un tema de mucha violencia y compromisos de él de cambiar y ser mejor persona

MONTERREY, NL.- Hace 10 años se presentó el primer problema serio en la relación de Abril Pérez Sagaón y su esposo Juan Carlos García, ex-Ceo de Amazon, por un tema de celos. Las diferencias fueron tan grandes que tuvieron que tomar terapia los dos, aunque el esposo se negó acudir en varias ocasiones, reveló Javier Pérez, hermano de la mujer que fue asesinada a balazos el pasado lunes 25 de noviembre, cuando circulaba en su vehículo por calles de la alcaldía de Coyoacán, en la Ciudad de México, y en compañía de sus tres hijos.

Incluso, recordó en agosto de 2018 la pareja tuvo un pleito muy fuerte, Juan Carlos le apretó el cuello con intenciones de estrangularla, por lo que a partir de entonces Abril pensó en hablar con sus hijos y su todavía esposo para llegar a una acuerdo de divorcio o separación, porque la situación era ya insalvable.

Ella se aguantó por sus hijos y porque no quería romper con su matrimonio. Sobre la carta que publicó Juan Carlos García, en la que dice que está dispuesto a colaborar para que se aclare el feminicidio de Abril Cecilia, es tan sólo una artimaña para crear confusión, estimó Javier Pérez.

QUIERE MEJORAR SU IMAGEN

Afirmó que su excuñado está haciendo uso de sus conocimientos en gestión empresarial para tratar de mejorar su imagen; pero lo que diga los tiene sin cuidado, pues mientras tanto las autoridades están realizando una buena investigación sobre el asesinato.

AGRESIÓN CON UN BATE

Mencionó que Juan Carlos vivía en Santa Fe, en la Ciudad de México, donde el 4 de enero de este año agredió con un bate de beisbol y un cúter a su entonces esposa Abril Cecilia, y sería ese uno de los domicilios donde podrían buscarlo las autoridades procuradoras de justicia.

Reveló que la relación de la familia Pérez Sagaón con Juan Carlos era muy escasa, casi de trámite, “porque era un tipo muy importante -como ejecutivo empresarial- y así se las gastaba, prácticamente cuando venía (a Monterrey) mi hermana era la que estaba atenta a nosotros, a él realmente le daba igual y así sabíamos nosotros que era, así que tampoco lo pedíamos que estuviera en las reuniones, con que mi hermana nos acompañara era muy grato”.

Comentó Javier que ellos le decían a su hermana que si tenía algún problema se divorciara,  pero ella quedó atrapada en un tema de mucha violencia y compromisos de él de cambiar y ser mejor persona. 

 

“Infortunadamente le creía y así se fue tornando la situación cada vez más difícil”, con violencia hacia ella, e intimidaciones y trato despectivo hacia los niños, detalló. Por su formación católica, ella quería conservar su matrimonio, siempre lo pensó 10 veces antes de buscar una separación para hacer una nueva vida.

10  veces consideró Abril conservar su matrimonio antes de pensar en separarse.