Arte. Desde el encierro cientos de ilustradores compartieron su trabajo. Obra de Andrés Zavala.
Convocados por la Sociedad Anónima de Reproducción Autogestiva, este grupo de ilustradores de todo el mundo plasmó en el libro diferentes visiones de la cuarentena

Al inicio de la cuarentena por el COVID-19 nadie sabía cuánto duraría ni cómo sería, lo único seguro era que muchas actividades quedarían en pausa por un tiempo indeterminado, situación que pondría en riesgo a muchos negocios y empleos.

Por ello, los hermanos Lucía y Rodrigo Alarcón, a través de su taller de impresión S.A.R.A. (Sociedad Anónima de Reproducción Autogestiva) lanzaron una convocatoria para realizar un libro de ilustraciones inspiradas en la cuarentena, proyecto que creció mucho más allá de lo esperado.

En entrevista con VANGUARDIA Rodrigo Alarcón comentó que no esperaban recibir tantos trabajos y nos contó cómo tuvieron que adaptar su posición una vez que llegaron más de 200 propuestas de todo el mundo, así como los mensajes que compartió cada creador que forma parte del libro “It’s Corona Time, 40 artists in quarantine”.

Esperanza. Algunos artistas compartieron su añoranza por el pronto regreso a las actividades en el exterior. Obra de Red Sannto

“Algo que me pareció muy interesante es que en las convocatorias usualmente hay un jurado que hace su deliberación y me parece que son jurados subjetivos y en este caso decidimos hacer una rifa, que fuera una cuestión donde el azar definiera quiénes estarían dentro del libro”, comentó.

“De los 40 artistas, por cuestiones de difusión y proximidad, escogimos 20 de ellos y los otros 20 salieron sorteados, siempre y cuando cumplieran las características mínimas, sobre todo las técnicas de impresión, que tuviera la resolución correcta, los colores correctos”, agregó.

Hábitos. Cada artista vive la cuarentena a su modo. Obra de Juan Pablo.

Sobre los temas que plantearon los cientos de artistas participantes expresó que “aunque era sobre el coronavirus no era exclusivo a ese tema, era más bien una reflexión sobre que vamos a estar en cuarentena, qué están haciendo en esa cuarentena; hay gente que lo resolvió con foto, cosas de ansiedad, un poco más específicas como el origen del virus, hubo muchas piezas que hablaron de preocupaciones económicas y a mí las que más me gustaban eran las que no tenían tanto que ver, de la gente escuchando música o teniendo estos otros pensamientos sobre estar ya resguardado”.

Al respecto de los artistas seleccionados señaló que reflejan buena parte de lo que se está viviendo en la cuarentena y que el libro es diferente de otras propuestas similares porque nació de la necesidad de S.A.R.A. de seguir activa durante la cuarentena.

“Solo con los 20 que elegimos hicimos este ejercicio de que el coronavirus es mundial”, contó, “le llamamos a varias personas que tienen imprentas parecidas a las nuestras que se unieran y así al ser de los preseleccionados nos daba la oportunidad de que lo compartieran con su comunidad, en sus países y por eso la convocatoria llegó a ser internacional, hubo gente que metió desde Austria hasta Buenos Aires”.

Encierro. Plasmaron la manera en como están pasando la cuarentena. Obra de MITI MITI.

Visualmente el libro presenta las ilustraciones de manera muy especial, pues S.A.R.A. trabaja con duplicadoras riso, un tipo de copiadoras muy prácticas que utilizan colores muy vibrantes y paletas de colores limitadas que le dan una identidad más uniforme al producto final aunque cada uno de los estilos de los seleccionados sea único.

“Yo soy de la idea de que cada persona es su propio mundo y aunque sí hay tendencias dentro de la gráfica y de la ilustración, sobre todo creo que se definen por las herramientas que uno utiliza, así que si ahorita mucho tienen acceso a una aplicación de ilustración digital, las herramientas de la aplicación se ven replicadas en muchos estilos”, expresó Alarcón.

Estilos. La creatividad de cada autor se observa en sus piezas. Obra de Leo Moreno.

Destacó también la flexibilidad con que pudieron tratar las propuestas de algunos participantes, cosa que, reconoce, es difícil que suceda en convocatorias de una mayor escala.

“Muchos nos escribieron diciéndonos que no tienen Photoshop, que no saben digitalizar, muchos tomaban la foto de su dibujo y así me la mandaban”, comentó, “nosotros tuvimos la flexibilidad de decir cómo no te vamos a excluir solo porque no tienes un escáner, cómo hacer que eso funcione”.

Explicó que la situación misma, la contingencia sanitaria, además de que incrementó los precios del papel también dificulta el uso de paqueterías y en aras de no exponer a los empleados decidieron esperar para comenzar a imprimirlos y distribuirlos. Pero, a pesar de esto, muchos ya han comprado en pre-venta el libro y están solo a la espera de que termine la contingencia para recibirlo.

El dato

Una convocatoria más grande de lo planeado

Recibieron aproximadamente 200 piezas de todo el mundo, incluidos países como Austria y Argentina.

El libro está impreso en riso, un tipo de copiadora que utiliza colores muy brillantes.

Puedes encontrarlos en Instagram como Sociedad Anónima de Reproducción Autosustentable.

Cuenta con el trabajo de creadores como Miti Miti, Leo Moreno, Red Sannto y Andrés Zavala.