Omar Saucedo
Se disputó el segundo choque en el Horno más grande de México, el Estadio Monclova, donde la Furia Azul se repuso del descalabro sufrido frente a los Leones en el arranque y ahora llegarán a Mérida con el empate a un triunfo por bando

Ricky Rodríguez rompió con Grand Slam un cerrado duelo en Monclova y los Acereros vencieron 9-3 a los Leones de Yucatán para emparejar a un triunfo por bando la Seerie del Rey, por lo que en Mérida están asegurados los tres encuentros del fin de semana.

Después de cantar el ‘Playball’, sin dudarlo, la novena de Yucatán inició su primer turno al bat con una extraordinaria apertura en el marcador anotando el primer cuadrangular individual del encuentro el pelotero Jonathan Jones por el equipo visitante, venciendo el pitcheo del lanzador de apertura, Jaime Lugo. Carrera que sería la única actividad por parte de los Leones antes de salir al cuadro.

Así con el 1-0 en contra, los locales se presentaron en la caja de bateo donde rápidamente encontraron el tropiezo con un estelar ponche para Noah Perio en manos del pitcher abridor de Yucatán, que cerraría la entrada sin permitirle ninguna actividad en el diamante a los Acereros de Monclova.

Omar Saucedo

Una vez más los Leones fulminaron el lanzamiento con un homerun por el jardín derecho a manos de Leo Heras, cuando había apenas un out en la pizarra. Para el segundo out se vivió una leve inconformidad al marcar un safe equivocado en la primera base en una jugada muy cerrada entre el bateador León, Jorge Flores, y el pitcher monclovense Jaime Lugo, que terminaría siendo revocado por los ampayers. Cerrando el segundo inning sin movimiento por parte de la novena local en un 2-0.

Omar Saucedo

Con dos entradas completas Jaime Lugo abandonó la loma de los lanzamientos para dejarle el paso al relevo, Justin Kelly, quien vendría a terminar la entrada a 1 out, teniendo corredores en las dos primeras bases. La situación se le puso difícil cuando en la siguiente jugada al jardinero central de La Furia se le perdió la bola en un poderoso elevado; error que le acarreó la tercera carrera a Leones de Yucatán.

Monclova hizo presencia en el marcador en la parte baja de la tercera entrada con un fly de sacrificio por parte de Francisco Peguero para producir la primera del partido a favor de los locales. Sobresaltando a la afición de la Furia, que durante todo el encuentro y sin cansancio se mantuvo constante dando motivación para la novena local.

Omar Saucedo

Cuatro pitchers azules y tres melenudos después; ambas plantillas seguían desaparecidas en el escore. Fue Monclova quien revivió la intensidad del partido al empatar con una producción de dos anotaciones por parte de Eric Young, colocando un hit detrás del short stop. Incentivo que fue suficiente para resucitar a los locales que darían la vuelta para un marcador de 4-3, con una producida por el segunda base Erick Aybar, cerrando la parte baja de la séptima.

Con la nociva combinación de un diamante lleno y una desafortunada base por golpe, el pitcher cerrador de Leones, Enrique Burgos, le regaló la quinta anotación a los Acereros en el octavo inning. La Furia respondió a la estimulación con un espectacular Grand Slam que sumaría no una, sino 4 carreras más para Monclova, pues Ricky Rodríguez se acompañó de los tres corredores que esperaban en las bases.

Omar Saucedo

Logrando los últimos tres outs de la novena alta, fue Devin Raftery, pitcher acerero, quien se queda con la implacable victoria de 9 carreras por 3.

EL ESTADIO MONCLOVA A REVENTAR

 

 

Omar Saucedo

Una vez más el Estadio Monclova se pintó de azul para recibir el segundo juego de la Serie del Rey en la tercera aparición de los Acereros en esta instancia.

Clima agradable, fuera del calor habitual y para muchos visitantes hasta ‘infernal’, el Horno más Grande de México rápidamente se puso a reventar para disfrutar de la fiesta que provoca la Serie del Rey.

Con la taquilla agotada, la afición comenzó a llenar las gradas desde mucho antes del playball que daría comienzo a esta batalla. A pesar de la derrota del primer encuentro, los espectadores se presentaron con la esperanza de la victoria que mandara el compromiso a Mérida, Yucatán, con un empate y vivos en la pelea por la corona.

Como ya es costumbre, la tambora se mantuvo firme durante el paso de los innings sin perder la oportunidad de hacer temblar los nervios del pitcher contrincante y motivar al jugador en turno al bat del equipo local.

Omar Saucedo

Aficionados sentados en las escaleras y parados en los pasillos hacían sonar el ¡Vamos, Chapo! cuando el designado de los Acereros de Monclova, José Amador, hacía su aparición en la caja de bateo, del mismo modo pasó con el “Peggy Time”, Bruce Maxwell, José Vargas, Young, Aybar y todo aquel que estuviera a la ofensiva por La Furia Azul. Sufriendo y gozando con el equipo de sus amores, la afición acerera no desistió aún cuando el marcador no estaba a su favor.

Manteniendo la esperanza de aquel dicho, ‘la tercera es la vencida’, Monclova se hizo sentir una vez más en el estadio, así como durante todos los juegos de playoff en casa para los Acereros.

La fiesta al máximo y la vela encendida, pues luego de este par de juegos en la Capital del Acero, los monclovenses tienen que buscar pegar en territorio sureño para traer la Serie del Rey de regreso a territorio coahuilense.