Fotos: Omar Saucedo
Sin importar que los monclovenses estuvieran abajo 3-2 en la Serie del Rey, el ánimo es total entre los seguidores del equipo, quienes saben que “esto no se acaba hasta que se acaba” y la esperanza sigue viva hasta que caiga el último out

El Horno Más Grande de México está encendido, pues la afición acerera se volcó para apoyar a su Furia Azul, equipo que busca la primera corona de la LMB para el club en 45 años de historia.

Sin importar que los monclovenses estuvieran abajo 3-2 en la Serie del Rey, el ánimo es total entre los seguidores del equipo, quienes saben que “esto no se acaba hasta que se acaba” y la esperanza sigue viva hasta que caiga el último out.

La Copa Zaachila está en Monclova, de hecho la gente no desaprovechó la oportunidad de tomarse la foto, pero el objetivo es que se quede en la capital del acero y para eso la Furia Azul necesita armar la remontada.

Sin margen de error, Acereros tiene que buscar dos triunfos, y para lograrlo cuenta con el respaldo total el de su gente.

En cada pitcheo de las serpentinas monclovenses el estadio está metido para presionar con las miles de voces y rechiflas si el ampayer se atreve a marcar una bola. Mientras que durante los ataques de la Furia Azul hacen vibrar las tribunas a cada turno, esperando una explosión de pólvora de los bates locales para unirse en un mismo júbilo.

Al filo de la butaca, así es como se vive el Juego 6 de la Serie del Rey en Monclova, esperando que las emociones se extiendan hasta el séptimo y definitivo.