Foto: Especial
La actividad económica total en el país se mantiene presionada a la baja por las recientes caídas en el nivel de actividad industrial, un bajo dinamismo del sector agrícola y una tendencia de estabilización del comercio y los servicios

Durante febrero del 2019 la actividad económica en México registró un crecimiento de 1.1%, el nivel más modesto para un febrero desde el 2009.

El Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), que refleja el comportamiento general de la economía mexicana, ha mantenido su tendencia decreciente durante poco más de cuatro años, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La actividad económica total en el país se mantiene presionada a la baja por las recientes caídas en el nivel de actividad industrial, un bajo dinamismo del sector agrícola y una tendencia de estabilización del comercio y los servicios.

Números rojos en la industria

Durante el segundo mes del año las actividades secundarias -que incluyen a las industrias, manufacturas, construcción, minería y generación eléctrica- registraron una caída anual de 0.9% en su comparación anual. Con este resultado se ligaron cuatro meses consecutivos con cifras negativas.

 

Estabilización del comercio y servicios

El rubro que más aporta a la economía mexicana es el de las actividades terciarias, en conjunto, los servicios y el comercio aportan más de la mitad a la producción total. En los años recientes estos sectores han presentado su consolidación económica, después de haber mostrado crecimientos muy pronunciados.

Esta tendencia de estabilización se refleja por expansiones cada vez más moderadas del rubro. Durante febrero del 2019 las actividades terciarias crecieron apenas 1.7% en su comparación anual.

Actividades agrícolas no se estabilizan

Las actividades primarias registraron una expansión económica de 9.30% en comparación anual. Este crecimiento pronunciado resalta de la tendencia que siguen las actividades agrícolas, pecuarias, de pesca y caza y aprovechamiento forestal.

Aunque su participación es baja en el total de la actividad económica en México, la inestabilidad del sector ejerce presiones sobre el resultado nacional.