Foto: Cuartoscuro
El expresidente de la Cámara de Diputados acusó al dirigente nacional de Morena de impedirle el paso para buscar la reelección como diputado federal

Porfirio Muñoz Ledo acusó al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, de impedirle el paso para buscar la reelección como diputado federal, 3 años más, tras los cuales concluye su vida parlamentaria.

“Considero corrupta y hartera la campaña que el presidente del partido de Morena, Mario Delgado Carrillo, ha desatado para impedir a toda costa mi reelección como diputado federal”, señaló Muñoz Ledo.

A través de una carta pública pidió a militantes de Morena, a parlamentarios, que denuncien lo que considera un atraco.

Hizo un relato de lo que han sido sus últimos 32 años como legislador: “en 1988, a pesar del enorme fraude que se cometió, fui electo senador junto con la Dra. Ifigenia Martínez, ya que al régimen autoritario le fue imposible ocultar nuestra mayoría absoluta de votos en el Distrito Federal. Todavía se celebra la interpelación que formulé al jefe del Estado como la desacralización de la figura presidencial. Los debates contra 62 representantes del partido oficial fueron memorables y coadyuvaron a definir la línea ideológica del movimiento que apenas iniciábamos (LV y LVI Legislaturas)”.

Agregó que en 1997 se logró, en enfrentamiento radical con el gobierno, que se reconociera la mayoría parlamentaria de los partidos contrarios al régimen.

“Éstos me eligieron primer Presidente de oposición de la Cámara de Diputados y del Congreso de la Unión en la historia del país. Respondí el informe presidencial y en virtud de la supremacía del Poder Legislativo le exigí una estricta rendición de cuentas (LVII Legislatura).

“En el año 2000, primera alternancia en la Presidencia de la República, coordiné la elaboración del proyecto de Reforma del Estado que contiene los lineamientos fundamentales para una Cuarta Constitución de la República”, apuntó.

Muñoz Ledo se refirió al 2009 cuando los pioneros de Morena se integraron al grupo parlamentario del Partido del Trabajo e implementaron una estrategia de enfrentamiento político con el partido gobernante. En 2012 se contribuyó a la reforma constitucional que otorgó cabal autonomía a la Ciudad de México.

“En 2018, cuando la victoria arrolladora del presidente López Obrador fui electo nuevamente presidente del Congreso de la Unión y realicé los trabajos políticos y parlamentarios que aseguraron una transición pacífica, ordenada y digna de México”, apuntó.