Foto: Archivo
La dependencia asegura que el estudiante que ha sido removido de tres primarias por verse involucrado en un supuesto caso de abuso sexual, está sufriendo la violación de sus derechos humanos por los padres de familia que se niegan a su incorporación a la comunidad estudiantil de nivel Básico

La Secretaría de Educación del Estado de Coahuila asegura que el estudiante que ha sido removido de tres primarias por verse involucrado en un supuesto caso de abuso sexual, está sufriendo la violación de sus derechos humanos por los padres de familia que se niegan a su incorporación a la comunidad estudiantil de nivel Básico.

“El problema es social, el problema es que ese niño tiene derecho para asistir a una escuela”, comentó el titular de la Secretaria de Educación en Coahuila, Higinio González Calderón, al destacar que los papas de todas las escuelas saben del caso pero no conocen la dimensión y rechazan al niño rotundamente.

Dijo que se tiene que hablar con los padres de familia de forma urgente, debido a que el menor está siendo rechazado y por ende violentados su derechos, sin embargo, se tiene que ofrecer la educación al niño como a cualquier otro estudiante.

“Nosotros tenemos que garantizarle al niño que tiene derecho a estudiar en otra escuela”, dijo González Calderón, quien consideró también el otorgar clases particulares al menor, mientras se soluciona la situación.

El estudiante de 11 años de edad, fue señalado por uno de sus compañeros de clase como su principal agresor sexual, sin embargo, existen otros tres niños de la misma edad involucrados en la situación ocurrida a inicios de noviembre.

Todos ellos fueron removidos de la primaria Revolución 1910, pero los otros tres no han tenido problema alguno como el caso en particular del antes mencionado.

La madre de familia denunció que se le inscribió en la primaria Pablo González, ubicada sobre calzada Madero, de ahí los padres de familia se percataron de la presencia del menor y le obligaron a la directora a expulsarlo, asegurando que era un criminal.

La Secretaría de Educación lo envió a un nuevo plantel, donde le fué negado el acceso, con ello ejecutando la violación de los derechos humanos del infante.