El hecho de que sea de preferencias sexuales distintas, “me vale un cacahuate”, respeto esa circunstancia; sin embargo, no porque sea mujer no va a cumplir la ley, el gobernante del sexo que sea tiene que cumplir la ley, apuntó

Torreón, Coahuila. – Las acusaciones de violencia de genero por parte de Patricia Grado Falcón datan de 2019 y nunca las ha podido probar, es un caso cerrado, respondió Edgar Sánchez Garza, candidato a la Presidencia Municipal de San Pedro por Partido Verde Ecologista de México.

En sus intenciones de alcanzar la reelección, ahora que anda en campaña, la alcaldesa retoma el tema que la Fiscalía General del Estado desechó por falta de pruebas, es solo el afán de aparecer en medios, explicó.

“Ella dice que la llamé machorra, son las palabras que usó, lo que comenté en tribuna cuando era diputado, es que ella estaba utilizando el poder para meter a la familia de su pareja en la nómina municipal, pero en ningún momento dije que su pareja era mujer”.

El hecho de que sea de preferencias sexuales distintas, “me vale un cacahuate”, respeto esa circunstancia; sin embargo, dijo que no porque sea mujer no va a cumplir la ley, el gobernante del sexo que sea tiene que cumplir la ley, apuntó.

Desde el Congreso del Estado se le acusó de que estaba metiendo 40 familiares de su pareja sentimental a la nómina del municipio, se tienen las pruebas, pero se defiende diciendo que no es su familia de sangre porque no está casada con ella.

No obstante, en el Código Penal hay un concepto que se llama condición de afinidad, que impide a funcionarios públicos meter a la nómina a amigos y familiares.

“Ella metió a la nómina municipal a su pareja y viven en el mismo domicilio, son del mismo sexo, trabaja en la presidencia, no lo puede negar”.

Los familiares que ha metido a la nómina municipal son más de 60, empezó con 40, tiene en el DIF, en Recursos Humanos, en Obras Públicas, en Limpieza, etcétera, son de apellido Godoy, está comprobado.

Es más, señaló, se acaba de casar una nieta de la pareja de la alcaldesa y puso al esposo como encargado del consumo de  combustibles, que aumentó de 800 mil pesos a 1.5 millones, desde que asumió el cargo.

Casualmente era un muchacho sin empleo, que al empezar a trabajar en la presidencia de San Pedro, de pronto hizo su casa, mientras que la muchacha ahora trae una camioneta del año.

Es un descaro, sentenció Sánchez Garza.

En cuanto a las acusaciones de violencia de género de que es objeto por parte de la alcaldesa, el ex diputado local, manifiesta que nunca ha violentado sus derechos como mujer, ahora lo vuelve a decir, porque anda en campaña.

“Yo ya me cansé de que me ande acusando de eso, es la misma cantaleta de siempre, pero ahora como anda en campaña y se siente perdida, retoma el tema y con eso me quiere tumbar”, relató.

Sobre la acusación de violencia de género que interpuso en octubre de 2019, no aportó las pruebas necesarias y la Fiscalía General del Estado resolvió que no había ninguna violación a sus derechos humanos.