Pueden montar un pequeño “Cisen” con los celulares, pues ellos te dan las claves, ellos los programan, ellos tienen el control de todo, advirtió la diputada Adriana Dávila.
Aseguran que se pueden falsear sus votaciones

CDMX.- Legisladores federales de oposición manifestaron su preocupación porque a través del teléfono inteligente y la aplicación que utilizarán para registrar su asistencia y votar a distancia las reformas los podrían espiar, extraer su información personal, saber en dónde se encuentran en tiempo real e incluso “falsear” las votaciones en la Cámara de Diputados.

Cabe recordar que desde el pasado 31 de agosto, la Cámara Baja entregó a los diputados federales teléfonos celulares de la marca Samsung Galaxy A21s, con un costo de 5 mil 700 pesos, que cada legislador tendrá que pagar, para evitar aglomeraciones en el salón de plenos y así impedir contagios masivos. Incluso, habrá diputados que podrán no asistir al Palacio Legislativo de San Lázaro y votar dictámenes.

La Cámara de Diputados ya entregó 463 equipos hasta este miércoles que funcionarán con la huella dactilar y el reconocimiento facial de los legisladores, y será a través de una aplicación como se podrá pasar asistencia y votar los dictámenes, ya sea en el pleno o en comisiones.

Por esto, la diputada federal del PAN Adriana Dávila, quien sufragó en contra de la aprobación de un reglamento nuevo para la Cámara de Diputados para votar vía remota los dictámenes, denunció que con el teléfono que les entregaron de manera unilateral el gobierno federal y la bancada mayoritaria de Morena podrían montar un “Cisen paralelo” para espiar a los integrantes de la oposición.

“De hecho, cuando se planteó el asunto de la ubicación para poder votar, pues sí fue una preocupación de varios, sobre todo porque ellos tienen el control”, dijo.