Foto: Especial
Ismael Leija Escalante, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos, afirmó lo anterior y precisó que las unidades de residuos minerales del país son completamente reguladas por las autoridades ambientales, por lo que su operación es segura

Monclova, Coahuila.- El senador de Morena, Napoleón Gómez Urrutia, fue señalado como responsable de iniciar una nueva estrategia de ataque en contra del sector minero con el apoyo de grupos “ambientalistas de ocasión”, a fin de presionar a las empresas con las que no mantiene relaciones laborales para controlar sus contratos colectivos de trabajo.

Ismael Leija Escalante, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos, afirmó lo anterior y precisó que las unidades de residuos minerales del país son completamente reguladas por las autoridades ambientales, por lo que su operación es segura.

Precisó que el senador de Morena, Gómez Urrutia, inició una campaña de desestabilización y desprestigio en contra de Grupo México, con el cual mantiene una vieja rivalidad, porque el legislador se quedó con 55 millones de dólares que debió pagar hace años a obreros de esa empresa.

Señaló que por medio del grupo ambientalista “Poder”, Gómez Urrutia denuncia que la presa de jales de Buenavista del Cobre, en Cananea, Sonora, almacena residuos minerales peligrosos, cuando en realidad se trata de una práctica común supervisada entre las empresas mineras.

“Las mineras almacenan por un tiempo una mezcla de lodos y tierra, conocida como jal, provenientes de sus plantas de aprovechamiento con el fin de darle un posterior tratamiento para obtener los minerales que se puedan aún industrializar”, dijo Leija.

Puntualizó que debe investigarse el financiamiento que recibe la organización Poder, en la que participan personas extranjeras, y deslindar los vínculos que esta mantiene como el senador de Morena.
 
“Napoleón emprendió una nueva andanada de ataques en contra de las empresas, cuyos contratos colectivos no ha podido controlar debido a que son los propios trabajadores los que rechazan a un dirigente sindical, que para empezar nunca ha sido minero, sino que heredó el puesto de su padre, Napoleón Gómez Sada”, mencionó.

El dirigente del sindicato que agrupa a 14 mil obreros, aseguró que se requiere investigar los vínculos de Gómez Urrutia con grupos como Poder, ya que para nadie es desconocido que el senador apoya a sindicatos de Estados Unidos y Canadá, como la United Steelworkers y la AFLCIO.

“Gómez Urrutia está ligado a los sindicatos extranjeros y fue contratado por empresas de Estados Unidos y Canadá para que la inversión privada nacional y extranjera se vaya a esas naciones, en donde él tiene gran influencia”, aseguró.

Leija Escalante expuso que son evidentes las intenciones de Gómez Urrutia de presionar a Grupo México y a otras empresas, con la finalidad de desestabilizar como lo ha hecho durante muchos años.
 
Recordó que Gómez Urrutia huyó de México en 2006, después de que se registró el accidente de la mina de Pasta de Conchos, y se le denunciara penalmente por no cubrir la indemnización por 55 millones de dólares que debió entregar a trabajadores de Cananea, por motivo de la privatización de la empresa.