Foto: Vanguardia/Efrén Maldonado
Entraron a un domicilio la tarde del viernes y además de causar destrozos, balearon a una perra preñada y se llevaron al padre de familia de quien no sabían nada hasta ese momento

Saltillo, Coahuila.- Una familia que habita en la colonia Gustavo Espinoza Mireles, denunció ante los medios de comunicación un abuso por parte de elementos de la Procuraduría General de Justicia de Estado (PGJE) y Fuerza Coahuila, quienes entraron a su domicilio la tarde del viernes y además de causar destrozos, balearon a una perra que tenía preñada y se llevaron a su padre de quien no sabían nada hasta ese momento. 

"Fue como a las 6:00 de la tarde cuando llegaron las patrullas, unas traían logos que decían PGJE, otras eran de Fuerza Coahuila. Yo estaba adentro y escuché que estaban tocando fuerte, cuando salí ya estaban quitando las láminas y se estaban metiendo; les dije que no rompieran nada que yo les abría la puerta  pero se metieron a la fuerza", platicó Abigaíl, de 16 años. 

Ella contó también que cuando por fin los elementos entraron a su morada completamente por la fuerza, una mujer policía la golpeó y después se la llevaron a la parte trasera de la casa en donde le colocaron una bolsa de plástico en la cabeza para torturarla. 

Foto: Vanguardia/Efrén Maldonado

"Ellos me pusieron una bolsa en la cabeza para asfixiarme,  me decían que dijera lo que yo sabía, pero pues yo no sé nada, me decían que aquí se vendía droga y yo les decía que pues no era cierto y que yo no sabía nada; pero siguieron torturándome con la bolsa para quitarme el aire", manifestó la afectada. 

En el domicilio, se encontraba su padre Albino Rivas Esquivel, en compañía de dos amigos; uno de ellos apodado "El Chino" quienes también fueron golpeados y después los subieron arrastrando a las unidades, no sin antes dispararle a la mascota de la casa, una perrita preñada que también fue desaparecida por los elementos; sólo quedó su sangre. 

Algunas joyas que con esfuerzo tenían, dinero, zapatos e incluso un cachorro; fue lo que se llevaron los uniformados de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y Fuerza Coahuila; con el simple argumento de que buscaban droga, la cual nunca encontraron pero si dejaron destrozos a su paso. 

Foto: Vanguardia/Efrén Maldonado