La cantante londinense fue besada por la mascota de un fan, cuando los invitó al escenario durante un concierto

Los conciertos de Adele se han caracterizado por lo insólito y particular, desde escenarios tristes como la vez que dedico la presentación a las víctimas de la masacre en el bar de Orlando o el beso que un fan le dio accidentalmente.

Esta vez, Adele fue besada de nueva cuenta, pero el atrevimiento vino ahora por parte de un perro. Un fan y su mascota fueron invitados a subir al escenario y compartir con ella algunas fotografías, entonces fue sorprendida por el beso a lo que respondió poniendo de nueva cuenta su rostro frente al can y recibir un segundo.

Fue entonces cuando la intérprete comentó “no puedo creer que besé a un perro desconocido”, el suceso quedó grabado por diversos asistentes al concierto, quienes lo compartieron en sus redes sociales.