Comentamos en la columna de la semana pasada la duda entre algunos padres de familia en relación a la edad apropiada para permitir a los “chavos” tener su propio teléfono. 

Sin embargo, entre algunas familias existe una duda mayor: ¿Qué tan pronto debo permitir que tengan y jueguen con una tableta digital o "tablet"?

Expertos lanzan muchas advertencias sobre el riesgo que implican estos dispositivos de manipulación sencilla a temprana edad cuando se cae en un abuso en su uso.  Afirman que los infantes y niños que acceden a las tabletas durante varias horas al día corren el riesgo de experimentar efectos peligrosos a mediano plazo.

Y es que una vez que el padre o madre decide poner uno de estos dispositivos en las manos de su hijo surge la inquietud en cuanto a su uso. ¿Cuántas horas al día es recomendable que los utilicen? ¿Una hora, dos horas?

El escenario en su abuso es muy típico: el menor llega a desarrollar tal obsesión con la tableta que la pide constantemente. Si no logra su objetivo vienen los berrinches y comportamientos extraños, quizá hasta violentos.

Recordemos que nuestros hijos imitan nuestras acciones y conductas. Si ven a sus padres manipulando sus dispositivos móviles ellos también quieren jugar y se sienten con el derecho de exigirlos.

Hoy en día hay existen tantos niños y jóvenes adictos a la tecnología que, cuando se les quitan estos dispositivos, experimentan los mismos síntomas de abstinencia que viven los alcohólicos o los adictos a la heroína.

La psicóloga infantil Gabriela Matienzo hace algunas recomendaciones al respecto para prevenir esta adicción. En primer lugar, sugiere unirnos con el menor en el esfuerzo de reducir el uso de dispositivos móviles al desconectarnos junto con ellos y buscar disfrutar más los momentos a su lado y sacar la creatividad que tienen dentro.

Recomienda poner al alcance del infante nuevos materiales que puedan ser divertidos: Carteles, pinturas, plastilina, bloques para armar y cosas divertidas en las que pueda entretenerse en momentos que normalmente utilizaba para jugar con los dispositivos.

Matienzo también sugiere quitarles la tentación de tener a la mano la "tablet" o IPad. Establecer una política de uso y anticipar cómo responder inteligentemente a sus berrinches (“Entiendo tu enojo, busquemos otra manera de divertirnos”) serán pasos firmes, amorosos y positivos a seguir en el hogar.

Como padres debemos estar muy atentos y recurrir a ayuda experta ante síntomas recurrentes de irritabilidad, mal humor frecuente y alza en la voz al contestar de parte del niño o joven.  Si no logramos un equilibrio correcto en el uso de tecnología en casa tendremos asomos de adicciones que serán más difíciles de tratar más tarde.


Escríbenos: consultas@reconectados.mx