Archivo
La hepatitis C y los tratamientos que en los últimos meses se han aprobado han provocado que sea una de las enfermedades más comentadas en los últimos tiempos

El 96 por ciento de los pacientes de hepatitis C que reciben los nuevos antivirales se cura. ¿Es posible hablar de erradicación de esta enfermedad a nivel mundial? El principal problema para llevarlo a cabo es el infradiagnóstico. Otro reto actual, conseguir que las madres no transmitan el virus a sus fetos.

La hepatitis C y los tratamientos que en los últimos meses se han aprobado han provocado que sea una de las enfermedades más comentadas en los últimos tiempos. Y es que, estos medicamentos han marcado un hito en la historia de la medicina del siglo XXI.

Según los resultados del estudio GEHEP-MONO, presentado durante el I Congreso Nacional del Grupo de estudio de Hepatitis (GEHEP) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), el 96% de los pacientes de hepatitis C tratados con los nuevos antivirales se cura.

Así lo afirma el doctor Juan Antonio Pineda, perteneciente al Grupo de Hepatitis de la SEIMCy que participó en el congreso. Según este experto, tanto profesionales como enfermos juegan ahora en un “escenario distinto”, en el que es posible abordar a pacientes “con tratamientos de entre ocho y doce semanas sin apenas efectos secundarios”.

Pese a que, tal como apunta el especialista, los datos son poco precisos debido a las personas sin diagnosticar, “las estimaciones dicen que hay 450.000 pacientes infectados por el virus en España”.

Datos, que pueden reducirse e incluso desaparecer aunque no sea una realidad al alcance de la mano a corto plazo. El doctor explica que se trata “de una enfermedad erradicable porque su único reservorio es el ser humano, por lo que si se curan todas las personas que tienen la enfermedad, ésta desaparece”.

El problema reside, por un lado, en el coste de los medicamentos, y por otro en el infradiagnóstico que existe al respecto. Para poner solución, habría que “identificar a todos los pacientes infectados, para lo que hay que ir a la población de más riesgo y como último paso realizar análisis a toda la población para detectar pacientes”. Tarea que se complica si hablamos de países en vías de desarrollo, por lo que harán falta “25 o 30 años”.

Según el experto, en 2040 podríamos llegar a la erradicación de la hepatitis C. Antes podría desaparecer en algunos países desarrollados, pero no en todo el mundo.

Un uno por ciento de mujeres embarazadas tienen infección crónica por hepatitis C. EFE