Especial
Esto para garantizar derechos humanos

La Fiscalía General del Estado adoptó el Protocolo Minnesota (para muertes potencialmente ilícitas), a fin de contar con una herramienta en la cual se puedan apoyar cuando exista un deceso de un detenido a manos de agentes del estado.

El Protocolo Minnesota, recomendado por autoridades de derechos humanos, es una guía metodológica diseñada por un grupo de expertos a nivel mundial,  para la investigación de muertes potencialmente ilícitas, en la cual la víctima estaba bajo resguardo de alguna autoridad estatal.

En México, este protocolo se ha adoptado para investigar también las ejecuciones extrajudiciales, y a partir de abril de 2019, su adhesión a la metodología de investigación.

“Resulta necesario para las Procuradurías o Fiscalías de los estados, utilicen este protocolo como una herramienta en las investigaciones en materia de muertes sospechosas en manos de agentes del estado, o cuando exista sospecha fundada de su participación en los hechos”, señala el acuerdo firmado por el fiscal, Gerardo Márquez.

Lo que se busca es proteger el derecho a la vida y promover la justicia, la rendición de cuentas y el derecho a una reparación mediante la promoción de una investigación eficaz.

En los últimos años se ha instruido la aplicación de este protocolo, pero se considera ahora el uso obligatorio del modelo para los servidores públicos de la Fiscalía cuando resulte necesaria su observancia.