Foto: Especial
El proceso se desarrolló en diciembre… y sin hacer mucho ruido

El Gobierno del Estado solicitó a inicios de diciembre del año pasado un nuevo crédito por 550 millones de pesos ante “insuficiencias de liquidez de carácter temporal”.

Con este nuevo empréstito, la deuda pública que mantiene la administración estatal con entidades financieras asciende a los 37 mil millones de pesos.

El proceso para adquirir este crédito bancario se dio en menos de tres días.

Según el Acta de Fallo que publicó la Secretaría de Finanzas (Sefin), el 5 de diciembre se invitó –a nombre de Blas Flores, titular de la dependencia- a tres instituciones bancarias para que presentarán ofertas.

Los tres bancos fueron HSBC, Banorte y Multiva. Los primeros dos presentaron propuestas, mientras que Multiva declinó participar en este proceso.

 

El día 7 de diciembre se abrieron las propuestas de HSBC y Banorte, con lo que la administración estatal se inclinó por la primera opción ya que “representa el menor costo financiero y es más conveniente para el Estado”. 

Este nuevo contrato se pudo firmar sin que se requiriera el aval del Congreso, ya que –explica la Secretaría de Finanzas en los propios documentos disponibles- no excede al 6 por ciento de los ingresos totales aprobados en la Ley de Ingresos.

Según la propuesta presentada por HSBC, el plazo para cubrir este nuevo crédito es de hasta 365 días. La tasa de referencia es la tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE) a 28 días, además se señala que la sobretasa es de 70 puntos base adicionales a la tasa de referencia.