Enfermas. Entre los viajeros del camión ETN iban personas de la tercera edad. Foto: Tomada de Internet
Sin comida y con temperaturas bajo cero permanecieron cientos de personas en la carretera 57
Fuimos hasta San Rafael, caminamos una hora y media para comprar algo de comer, hicimos otra hora y media de regreso”.
Marta, pasajera de un autobús ETN.

Varios adultos mayores llevan varados más de 39 horas en carretera 57, kilómetros antes del ejido San Rafael. Algunos se han vieron obligados a caminar hora y media para conseguir alimentos, aunque, según dijeron, su principal preocupación son sus medicamentos.

VANGUARDIA contactó vía telefónica a 2 pasajeros del camión ETN con destino a Nuevo Laredo que lleva parado desde las 05:00 horas del viernes.

“Somos 15 pasajeros, afortunadamente no hay niños pero sí somos 5 personas de la tercera edad, nos preocupa que el alimento se nos está acabando, hay personas con diabetes y otras enfermedades”, informó Marta Andrade, de 67 años. Su hija pidió ayuda a las autoridades través de redes sociales, hasta el momento, informaron los pasajeros, no ha sido recibida. 

La fila se formó desde antes de llegar a San Rafael, Nuevo León.

Desde las 09:30 horas policías federales les informaron que se abriría el camino a la brevedad; después de 3 horas permanecen igual.

“Ya nos comimos el lonche que te dan, ayer unas personas se ofrecieron a ir al Oxxo, pero hoy en la mañana ya está vacío; fuimos hasta San Rafael, caminamos una hora y media para comprar algo de comer, hicimos otra hora y media de regreso, la gente de allá se portó, muy amable y nos regaló café”, compartió Marta. 

La zona en la que se encuentran los adultos mayores pertenece a Nuevo León, contrario al Gobierno de Coahuila, pasajeros aseguraron que no han recibido ayuda.

“No pasamos frío porque el camión permaneció encendido, el chofer dice que aún tenemos gasolina”, concluyó Marta. 

Horas más tarde, mediante un operativo carrusel, los pasajeros fueron guiados a bordo del camión hacia otros puntos de la carretera con lo que pudieron avanzar más, topándose de nueva cuenta con horas de tráfico.

 

Desesperante. Cientos de tráileres permanecieron varados en espera de que se abriera a la circulación la carretera 57. Foto: Vanguardia/Héctor García

Filas de hasta 60 kilómetros

Filas de hasta 60 kilómetros de vehículos se formaron en la carretera federal 57 desde el tramo de San Roberto, Galeana, Nuevo León hasta Los Chorros en el Estado de Coahuila, debido a las acumulaciones de hielo y nieve que por las bajas temperaturas de los 3 últimos días se registraron en la región, informó Protección Civil de esta entidad.

Agregó la dependencia que todavía el sábado después del mediodía, se trabajaba para retirar las capas de hielo de la carpeta asfáltica a fin de reabrir la circulación en ambos sentidos, pues en la zona cercana a la caseta de Los Chorros, se han registrado temperaturas de hasta menos siete grados centígrados.

La Policía Federal informó a través de Twitter que alrededor de las 13:00 horas del viernes había quedado libre la circulación; pero por la noche reportó nuevamente el cierre “por situaciones climatológicas adversas”, desde el kilómetro 21 al 00 y del 235 al 203 de la carretera Saltillo-Monterrey.

En redes sociales algunos usuarios dieron a conocer su molestia este sábado, porque permanecieron varados en autobuses de pasajeros, por más de 26 horas.

Foto: Tomada de Internet

 

Indra Fonseca señaló: “Estoy furiosa con la empresa que siguió vendiendo boletos de camión a pesar de que conocían el reporte del clima y de carreteras; con la Policía que no informó de vías alternativas y con el conductor de mi camión que no se quiso regresar a una localidad más grande a pasar la noche. Estuvimos detenidos 26 horas, y ya nos empezamos a mover, pero ahora estamos detenidos afuera de Saltillo. Ha estado horrible esto”.

Protección Civil de Nuevo León llevó a los afectados que permanecían sin poder avanzar hacia Monterrey a la altura de San Roberto, Galeana, cobijas, alimentos y bebidas calientes.

Sin embargo, el apoyo era insuficiente, porque miles de viajeros permanecían a lo largo de unos 60 kilómetros de la carretera hasta la caseta de Los Chorros, en Coahuila. (Con información de El Universal)

 

Narran saltillenses su ‘fría’ odisea

Por: Karla Tinoco

Durante más de 12 horas un grupo de saltillenses ha permanecido varado en la carretera libre Monterrey-Saltillo debido a la presencia de nieve en la ruta. La desesperación ha obligado a que algunos viajeros se arriesguen a cambiarse a la carretera de cuota y conducir en sentido contrario. 

Uno de los perjudicados del frente frío número 14 es Daniel Villanueva. Llegó a las 11:30 horas del viernes de la Ciudad de México al aeropuerto de Monterrey y se dirigió rumbo a Saltillo con Sergio Pérez, su compañero de trabajo. En el camino, ya en territorio coahuilense —a la altura de El Pariente— se quedaron varados junto a cientos de vehículos que no avanzaban. 

“Sin problemas el 80 por ciento de la carretera. 
Llegamos 5 kilómetros antes de El Pariente y ahí nos quedamos varados. No se empezó a mover hasta las 11:00 horas de este sábado y avanzó únicamente la distancia de 2 tráileres en una hora, luego pasaban 2 horas y avanzábamos otros 5 tráileres”, explicó.

Obstáculo. Con maquinaria pesada fue retirada la nieve de la carretera 57. Foto: Vanguardia/Héctor García

 

Así la madrugada los abrazó con cinco grados bajo cero; hubo quienes salieron de sus automóviles a caminar por la carretera, pero de inmediato el frío los hacía regresar. 

Ya por la mañana los saltillenses detectaron que varios vehículos decidieron cambiarse a la carretera de cuota arriesgándose a ir en sentido contrario. 

“Vimos cómo la gente se brincaba por la terracería y se iba en contra por la de ida a Monterrey, estuvieron a punto de registrarse cinco choques de frente”, narra a VANGUARDIA aun desde la carretera. 

Aunque se trató de una fila interminable de camiones y coches donde viajaban familias completas, las bajas temperaturas y el tiempo, no fueron factores para que la cordura y el buen ánimo se perdieran. Incluso, hubo quienes se desplazaron a pie por largas distancias para llegar a la única tienda de conveniencia que había en el camino. 

VACÍAN EL SEVEN

“Caminamos hasta llegar a un Seven y ya se había terminado los fritos, las galletas, los refrescos, agua y todo, porque antes de llegar a ese ejido no hay ninguna tienda, está la carretera vacía”.

Durante la noche varios afectados intentaron comunicarse con sus familias para informarles que estaban entre la sierra y la nieve. Otros, pidieron ayuda a la Policía Federal y a las autoridades porque no sabían qué exactamente sucedía.

“Nos enteramos después que la carretera 57 estaba cerrada y en Matehuala los tráileres se amontonaron y no había manera de pasar”, dice Daniel. 

Ante la larga fila de personas a mediodía comenzó a sobrevolar un helicóptero por la zona. Hubo quienes dijeron que desde el cielo les arrojaban víveres a los afectados; sin embargo, otros decían que únicamente estaba vigilando la contingencia. 

Daniel y Sergio,  estiman que llegarán a su destino en cuatro o cinco horas más, si tienen suerte. Si no los vuelve a alcanzar la noche.