Taibo II, encargado de despacho del FCE, anunció los próximos títulos que costarán menos de 50 pesos. Entre ellos están ‘El libro de la Imaginación’, de Edmundo Valadés. Foto: Especial
El hecho de que el FCE baje los precios de sus títulos no garantiza mayor número de lectores, dice la Caniem

Bajar el precio de los libros a menos de 50 pesos, tal como lo impulsa Paco Ignacio Taibo II desde el Fondo de Cultura Económica (FCE), no garantizará un incremento en el número de lectores, sino sólo un crecimiento en ventas, aseguró Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), luego de presentar el primer foro de políticas públicas de la red del libro, programado para el miércoles 27 de febrero.

Y aunque esa reducción podría impactar en la industria del libro, criticó que el Estado, a través del FCE, se convierta en un competidor desleal, ya que tiene un subsidio gubernamental. Así que pidió que el Fondo aclare su política y revele hacia dónde se dirige, para buscar un equilibrio con los editores de la Caniem.

Anaya adelantó también que el Senado ya envió a los diputados una propuesta de ley que permita la exención (o devolución) del IVA a las librerías. Sobre la reducción de los libros a menos de 50 pesos, Anaya felicitó a Taibo II, pero aclaró que eso sólo pueden hacerlo con los ejemplares de la propia paraestatal.

“Felicito que en el FCE pueda (instrumentar) esta acción con sus libros. No pueden hacerlo más que con sus libros y está bien, pero me parece que el Estado no tendría que competirnos, porque si el FCE tiene un subsidio gubernamental… la pregunta es por qué tiene precios de venta al público como cualquier otro. Eso sería una pregunta que tendría que hacerse, pues hay una competencia desleal,  ya que alguien está compitiendo con los impuestos que pagamos y esto no está bien”, expresó.

Reconoció que la disminución en el precio podría tener un impacto en la industria editorial, pero no aventuró un señalamiento definitivo.

“Si esto va a afectar o no a la industria, indudablemente puede ser que la afecte, pero el tema no es un tema de precios. Bajar los precios no hace que la gente lea, sino que la gente compre. No sé cuántos libros puedan venderse del doctor Ramón Xirau y lo digo con mucho respeto, ¡ojalá que muchos! Ojalá que también bajen las obras de Octavio Paz, ¡qué bueno que tengamos ese acceso!, pero lo importante es definir la política del FCE y saber hacia dónde se dirige, para encontrar un equilibrio (con los editores)”.

Anaya Rosique también dibujó el panorama editorial de México. Por un lado, detalló que se producen 26 mil títulos al año, de los cuales cinco mil 500 son novedades. Y por otro, recordó que el Inegi reporta la existencia de dos mil 700 puntos de venta en México (incluye puestos de periódicos) y habla de que hay una librería cada 16 mil habitantes en la Ciudad de México, mientras que en Zacatecas se ubica una librería cada 85 mil habitantes, “lo que es lamentable”.

Y reconoció que las cifras de la Caniem son menos alentadoras, pues, según su propio conteo, existen mil 204 puntos de venta, de cuales 600 son librerías en forma, con lo cual 96 por ciento de los municipios del país carece de una librería.

Adeudo millonario

Anaya también habló sobre el adeudo que mantiene la red gubernamental de librerías Educal con los editores de la Caniem“Ya hemos platicado con Hacienda sobre el tema, no es algo que se quede en Educal, porque ahí hay un problema de cómo llegaron los recursos y cómo se entregaron. La SHCP tiene el tema en sus manos para poder resolverlo”.

Aseguró que los editores tienen confianza en que se resuelva el adeudo. “Ellos reconocen de manera extraoficial que hubo (un proceso) que no era normal, porque si Educal es una sociedad anónima, tendría que haber tenido todos los recursos para paga.

Sin embargo, todo era entregado a la Tesorería de la Federación y luego ésta les daba dinero, pero no el suficiente (para pagar). Así que esa anomalía, que no es responsabilidad propia de Educal, sino de Hacienda… se tendrá que encontrar los mecanismos para reintegrar esos recursos que tendrían que haber servido, en primer lugar, para pagar lo que ya se vendió”.

Anaya dijo que el adeudo de Educal asciende a 38 millones de pesos, de los cuales 17 mdp ya fueron facturados. Acerca del foro de políticas públicas de la red del libro, programado para el 27 de febrero, se realizará de 9:00 a 18:30 horas en las instalaciones de la Caniem.