Evaluación. El proyecto de restauración del edificio que ocupara la Secretaría de Cultura correrá a cargo del INAH. / Héctor García
Serían más graves daños en histórico edificio

Marco Antonio Flores, el director del Centro Histórico de Saltillo, comentó que las afectaciones del edificio que ocupara la Secretaría de Cultura por las tormentas que cayeron en la ciudad el pasado 20 de agosto podrían ser más graves de lo que se piensa.

Se dice que hay posibilidades de derribar un tramo más del muro afectado, en caso de que el adobe que lo sostiene no se encuentre en condiciones de restauración, deberá ser más del 50 por ciento del material que se encuentre en buen estado para que no sea derribado y tarde más la restauración. 

El director comentó que los procesos de producción del adobe que se compró en General Cepeda para reparar el daño, son complejos y tardarán aproximadamente 28 días para que los bloques sean entregados en las condiciones necesarias. Antes de iniciar el proceso, el espacio dañado tendrá que secarse en su totalidad para poder llevar a cabo la evaluación de las necesidades del edificio, que después de las recientes lluvias podrían demorar más. “El adobe funciona como una esponja”, explica.

“Las palomas muertas también se meten en los canales pluviales que se encuentran entre las estructuras, se rompen y es ahí donde viene el problema de desmoronamiento”, explica.

Se tiene registrado que el 98 por ciento de los inmuebles que forman parte del Centro Histórico, son de propiedad privada, por lo que el director comenta, que por parte del Municipio no hay recurso suficiente para el reparo, pero es necesario que las familias que viven en construcciones de adobe, presten atención a la estructura y las afectaciones al inmueble que puedan poner en riesgo sus patrimonios y en el peor de los casos, sus vidas.

Según Marco Antonio, el proyecto de restauración estará a cargo del INAH en conjunto con Centro Histórico del Municipio, y posteriormente ambos se encargarán de la revisión para los requerimientos a instalar para que el acervo que albergará el recinto del cronista de la ciudad, Armando Fuentes Aguirre “Catón”, no corra ningún riesgo.