Archivo
Los empleados son los principales defraudadores, apunta PwC, y la cifra aumentó en 2017

CDMX.- En 2017, el 58% de compañías mexicanas habría sido víctima de algún delito, lo cual representa un crecimiento en comparación con el 37% reportado en 2016, según estudio de la auditora PwC.

“Poco más de la mitad de las organizaciones declara haber perdido hasta un millón de dólares a causa de delito grave”, refiere el estudio “Fraude y corrupción; análisis de su impacto en las organizaciones. Encuesta de Delitos Económicos 2018-Edición México”.

Según la investigación, lo más común es la malversación de activos, soborno, corrupción y fraude cometido por el consumidor; aunque 87% de organizaciones asegura contar con programas de ética y cumplimiento en sus procesos.

En México, los cargos intermedios son los que más competen fraude interno, seguido por cargos inferiores y los altos directivos.

Contribuyen al fraude las facilidades de acceso, controles deficientes o falta de segregación de funciones. Le sigue la capacidad para racionalizar el delito e incentivos o presiones para cometerlos.

“Los avances tecnológicos, los nuevos modelos de negocio, la globalización o la mayor conciencia en cuanto al derecho a la intimidad y protección de datos, entre otros factores, han generado una mayor presión sobre gobiernos y empresas, donde cada día se exige mayor rendición de cuentas, transparencia y ética”, dijo Alberto Jáquez, de forensics services PwC México.

Aseguró que ser íntegro no se trata sólo de las organizaciones, sino también del mercado e inversionistas; además, es obligatorio en empresas, ya que no sólo es necesario hacer el crecer el negocio, sino también mantenerlo sustentable en el tiempo.