Especial
Vazquez Badillo, manifestó que la Rectoría no tiene ninguna intención de violar el contrato colectivo de trabajo e invitó a los trabajadores sindicalizados a reflexionar de la situación de la Universidad

El estallamiento de una huelga de trabajadores administrativos en la Universidad Agraria Antonio Narro afectaría en los estudios a cerca de 5 mil alumnos, y el proceso de graduación de al menos mil estudiantes de los campus Saltillo, Torreón y Chiapas.

El rector Mario Vázquez Badillo informó que aunque aún se esperan las pláticas con la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje para el próximo 4 de noviembre para la conciliación del conflicto, no se descarta un movimiento de toma del plantel en sus tres campus, sin embargo, consideró que acarrearía una gran afectación para toda la comunidad universitaria.

“Espero que no haya huelga, los argumentos por nuestra parte creo que están solventados, por eso tendríamos que tener las pláticas el día 4 de noviembre y ahí se van a tener respuestas”, dijo.

 

Agregó que el hecho de que se posponga el movimiento hasta finales del semestre afecta en gran medida a la Universidad, contra el derecho de la educación de los jóvenes. “Está mal planteando desde el punto de vista que los estudiantes ya están a punto de terminar el semestre y en muchos casos a graduarse”, advirtió.

Y es que afectaría además del semestre a cientos de alumnos que están por concluir sus estudios; destacó que son al menos mil jóvenes próximos a culminar sus carreras en el mes de diciembre quienes resultarían con mayores afectaciones.

“Les afecta sus tesis, exámenes profesionales, inclusive hasta su graduación, te imaginas que te vayas a graduar y te veas afectada por este tipo de movimientos que prácticamente no tienen razón”, lamentó.

Vazquez Badillo, manifestó que la Rectoría no tiene ninguna intención de violar el contrato colectivo de trabajo e invitó a los trabajadores sindicalizados a reflexionar de la situación de la Universidad.

Por otra parte, reconoció a los jóvenes estudiantes por mantenerse al margen de la situación que ahora se vive en la institución.