Impulso. El alcalde Manolo Jiménez hizo entrega de apoyos económicos a estudiantes de diferentes facultades de la UAdeC. CORTESÍA
Además vaticinó que las decisiones políticas del Presidente de México generan daños muy profundos con los que López Obrador tendrá que cargar toda la vida

El alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, criticó la aprobación la reforma energética del presidente Andrés Manuel López Obrador y consideró que México debería estar a la altura de los mejores países y no como Venezuela, asimismo defendió que la administración de la capital coahuilense apunta a otros ejemplos.

“A la 4T le gusta compararse con Venezuela, nosotros no, nosotros nos comparamos con Estados Unidos, Inglaterra, China, Turquía, España, Brasil”, dijo.

Sobre la reforma energética aprobada por el Senado de la República, la calificó como un regreso al pasado: “unos 40 años, si estuviéramos en 1970, pues esta reforma hubiera estado bien”.

Además vaticinó que las decisiones políticas del Presidente de México generan daños muy profundos con los que López Obrador tendrá que cargar toda la vida

150 MDP ECHADOS PA’ DELANTE

El proyecto de reactivación económica del municipio encabezado por Manolo Jiménez, en coordinación con el gobernador del Estado, Miguel Ángel Riquelme Solís, destinó 150 millones de pesos al programa “Echados pa’ delante” en el primer año de la pandemia.

Ayer 30 millones de pesos fueron entregados en apoyos y becas escolares a estudiantes de diferentes facultades de la Universidad Autónoma de Coahuila.

“Sabemos que han sido tiempos muy difíciles, tiempos que incluso a nuestros jóvenes les cambió la dinámica del día a día cuando estaban acostumbrados a socializar por todos lados, en la escuela, los fines de semana, en la colonia. Entonces esto es un reconocimiento y una forma de solidarizarnos con nuestros jóvenes de Saltillo”, expresó el Alcalde.

Asimismo criticó que la cifra de apoyo pudo haber sido mayor, alrededor de 200 millones de pesos, “si Saltillo se quedara con lo que corresponde; esa es la magnitud de lo que nos quita la Federación para destinarlos a obras como el Tren Maya, la refinería o la pista de aterrizaje”.