ARCHIVO
Reportaron en el expediente que el menor tuvo que decir su declaración a través de una canción que aprendió

Después de nueve meses de que el caso saliera a la luz, el Centro de Justicia Penal comunicó la fecha para la próxima audiencia sobre el caso de violación contra un menor del Jardín de Niños Guadalupe Borja, por el que un maestro y un conserje se encuentran detenidos.

De acuerdo con la abogada Judith Hernández, defensa de uno de los acusados, en los próximos 10 días se presentarán recursos para desechar una de las pruebas que habían solicitado en una audiencia y que fueron aprobadas por un juez, para la aplicación de una prueba psicológica extra al menor, a la que tendrían acceso ambas partes.

En dicha prueba, la abogada y una de las peritas que aportará al caso en próximas audiencias, reportaron en el expediente que el menor tuvo que decir su declaración a través de una canción que aprendió, y que ante la paidopsiquiatra —especialista en diagnóstico de enfermedades y trastornos mentales de la infancia—, no logró decir nuevamente la declaración sin tono musical, ni palabras altisonantes.

“La canción dice algo como ‘y se van a ir a la chingada’. No son palabras que un niño diría. En la prueba el menor hacía movimientos como para recordar la canción: ‘a ver pérame, ya me acordé’”, expresó.

Dicha prueba, sería anulada dado que al igual que en una vez anterior, los elementos del Ministerio Público realizaron sin garantía de objetividad como les ordenó el juez, dos evaluaciones más a las que finalmente la defensa tuvo acceso con videos, donde se encontraron que alguien le hizo un collage al menor con fotografías del maestro para que pudiera señalarlo a la hora de la acusación; prueba que contaminó la última evaluación psicológica dado que ahora hay versiones encontradas.

“En la primera sesión cuando estuvimos nosotros, la entrevista se veía espontánea, y en estas últimas el niño volteaba al cristal, cuando se supone que no debe saber que está ahí. ¿Quién le enseñó la canción con palabras de adulto? ¿De dónde sacaron tantas fotos para el collage? Es obvio que le están induciendo una imagen para que no la olvide”, cuestiona la defensa del maestro.

“La paidopsiquiatra hizo la conclusión con el conjunto de sesiones que realizó con el menor, aunque nosotros no hayamos estado. Ya no confiamos en ella porque llevó estas prácticas a escondidas de la defensa”, detalló la abogada.