Foto: Especial
Los jóvenes que increparon a Peña Nieto ostentaron ser alumnos de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). La casa de estudios explicó que acudieron por cuenta propia al municipio para apoyar a un compañero de estudios y su familia, afectados por el terremoto de 7.1

Ciudad de México.- Un grupo de jóvenes voluntarios encaró al Presidente Enrique Peña Nieto durante su visita a Joquicingo, Estado de México, uno de los 12 municipios afectados por el terremoto del pasado 19 de septiembre.

“Ágarre una pala y póngase a trabajar”, le gritaron los inconformes al primer mandatario la tarde de ayer cuando realizaba un recorrido por la zona afectada.
Peña Nieto iba resguardado por miembros del Estado Mayor Presidencial, quienes intentaron replegar a los jóvenes causando una trifulca.

En el lugar también estuvo presente el Gobernador de la entidad, y primo de Peña Nieto, Alfredo del Mazo Maza.

Entre reclamos de los habitantes y porras en favor del Presidente, realizadas por sus acompañantes, Peña Nieto logró abrirse paso hasta llegar al punto en el que ofreció un mensaje.

Al respecto, el mandatario mexicano condenó “este tipo de expresiones de gente que solo quiere confundir y entorpecer la ayuda a quien lo necesita”.

“No se vale que haya gente que  pretenda obstruir este tipo de ayuda de los mexicanos, de las autoridades y que quiera ser obstáculo para esa ayuda”, resaltó.

Los jóvenes que increparon a Peña Nieto ostentaron ser de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

La casa de estudios lamentó el altercado sucedido en el que asumió la participación de 24 jóvenes identificados como sus alumnos.

Señaló que los jóvenes acudieron al municipio por cuenta propia para apoyar a un compañero de estudios y su familia.

“Se trata de un comportamiento derivado de las tristeza y frustración propio de la tragedia que vivimos y del ímpetu de los jóvenes y de ninguna manera representa el respeto de los universitarios a las autoridades estatales y federales quienes reprobamos las confrontaciones pues siempre privilegiamos el dialogo por encima del encono y las posturas personales”.

La entidad suma hasta el momento 13 muertos por el movimiento telúrico de 7.1 que devastó a Morelos, Puebla y la Ciudad de México.