Lo del Vasco Aguirre parece que no es lo suficientemente valorado en nuestro país a la hora de optar por algún seleccionador para el Tri.

Siempre que se termina (se fracasa) en un proceso mundialista, se corta la cabeza del técnico en turno y se empiezan a barajar opciones, últimamente sólo opciones extranjeras, y en los últimos dos casos (Osorio y Martino), fueron entrenadores que no tenían conocimiento del medio ni del futbolista mexicano.

Se busca a técnicos de renombre, aunque al final siempre se opta por una opción más económica que los candidatos mencionados.

En alguna ocasión sonó Marcelo Bielsa, Pep Guardiola, Jorge Sampaoli y en su momento hasta Guus Hiddink hasta Fabio Capelo.

También surgen los nombres de los técnicos “locales” lo que dirigen en el futbol mexicano.

Desde el regreso de Hugo Sánchez, pasando por el Víctor Manuel Bucetich, el Jefe Tomás Boy y hasta el Piojo Herrera y los locales pero no mexicanos, como Ricardo Antonio Lavolpe, Antonio Mohamed, el Tuca Ferretti, y los nuevos, Diego Alonso, Gustavo Mattosas, Matías Almeyda e incluso Pedro Caixinha: ellos por tener conocimiento de la idiosincrasia del jugador mexicano.

Pero se olvidan que tenemos un técnico internacional, y que es mexicano de nacimiento, no de adopción como el caso del Tuca, La Volpe o el mismo Mohamed, un técnico que fue el primero en dirigir fuera de México.

Aguirre además de las selecciones de Egipto y Japón, ya tuvo una aventura en el futbol de los Emiratos Árabes Unidos, con el Al Wanda.

En España llegó para salvar del descenso al Osasuna de Pamplona, y estuvo en ese club en dos etapas.

Otros equipos de España fueron el Zaragoza, el Espanyol y ni más ni menos que al Atlético de Madrid, antes de la llegada de “El Cholo” Simeone al conjunto de a capital española.

Aguirre tiene tablas, conocimientos es un trotamundos del futbol mundial, estando dirigiendo oficialmente en 4 continentes, en América, Europa, Asia y actualmente en África, con los Faraones de Egipto.

Debería, al menos por respeto, nacionalidad y trayectoria, barajarse su nombre en la siguiente ocasión que cesen a, en este caso, Gerardo Martino; aunque en lo personal, quien esto escribe, desea que poder ver en una ocasión que un director técnico de México dure más de un sólo ciclo mundialista.

Pero estamos con el Tata

En los personal me gustaría ver una gran participación de México en el Mundial de Catar, que pase del quinto partido y que, (porque no soñar cosas chinghaaa...) el conjunto Azteca se meta entre los primeros cuatro de la competencia.

En un marco como ese, lo más seguro es que la afición se ilusiones y piense que una actuación de ese tipo es mejorable en territorio nacional.

Por eso es muy importante que le vaya bien al argentino y a la nueva generación de seleccionados que, al parecer, están más comprometidos y sin los vicios y modos de los jugadores “estrellitas”, sería genial que  se consoliden los jugadores del recambio generacional y que se tenga una buena y digna participación, por la que se ha trabajado durante décadas.

Espero que no tengamos que recurrir de urgencia nuevamente al Vasco, que es como la vieja confiable cuando la eliminatoria se cae. Pero que al final no se trasciende.

msolis@vanguardia.com.mx