Por fin, EL CANDIDOTE encontró un espacio para exhibir los trapos sucios de sus contrincantes más fieros… aunque los contraataques lo pondrán a temblar. ¡Este DEBATE es el bueno! Juan Falacios se topará con políticos de su misma calaña en un encuentro donde todo estará permitido… ¡hasta porrazos y calzón chino!