Foto: AP
Dos hombres y una mujer detonaron hoy sus explosivos improvisados en la aldea de Mashemari, en Konduga (situado en el estado de Borno), acabando con la vida de 10 personas, informó el portavoz de la policía, Victor Isuku.


Abuja.- Al menos 14 personas murieron y otras 16 resultaron heridas en varios ataques suicidas supuestamente perpetrados por el grupo terrorista Boko Haram entre ayer y hoy en el noreste de Nigeria, dijo la policía en un comunicado.

Dos hombres y una mujer detonaron hoy sus explosivos improvisados en la aldea de Mashemari, en Konduga (situado en el estado de Borno), acabando con la vida de 10 personas, informó el portavoz de la policía, Victor Isuku.

Además, supuestos miembros de la milicia atacaron ayer la aldea de Magumeri, también situada en el estado de Borno, donde acabaron con la vida de otras cuatro personas, incluyendo al jefe de la mezquita local.

Los ataques del grupo terrorista Boko Haram han disminuido este ultimo mes, ya que las tropas nigerianas golpearon sus escondites desde el aire, forzando a muchos a rendirse mientras otros fueron capturados.

El último atentado tuvo lugar el pasado 2 de septiembre, cuando al menos once personas murieron en un ataque a un campamento de refugiados en la localidad de Banki, en el noreste del país.

 

En ese momento los yihadistas entraron en el campamento, que aloja a más de 45.000 personas desplazadas por los conflictos que asolan la zona, y atacaron a los allí presentes con cuchillos para después robarles la comida,

Según el último informe de la organización Amnistía Internacional al menos 381 civiles murieron a manos del grupo terrorista Boko Haram desde el pasado abril en Camerún y Nigeria, debido a una intensificación de su campaña de terror y un aumento de los atentados suicidas con explosivos en la región del lago Chad.

Los ataques de Boko Haram en Nigeria causaron al menos 223 víctimas civiles desde abril y sólo en agosto el número de muertes ascendió a 100 personas.

El Gobierno nigeriano ha enviado a los jefes del Ejército a la zona nororiental del país para luchar contra Boko Haram.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "La educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.


El grupo adquirió notoriedad internacional, incluso antes de proclamarse franquicia del Estado Islámico (EI) en África, al declarar su propio califato islámico en el norte de Nigeria.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña en la que han asesinado a más de 20.000 personas y cerca de 1,9 millones se han visto obligados a abandonar sus hogares.