Cortesía/Periódico Órale! Jarocho
Pobladores de Soledad Atzompa habrían hecho justicia a mano propia tras la desaparición de dos profesores en la Sierra de Zongolica

Aumentó a seis el número de personas linchadas por pobladores de Soledad Atzompa, por haber participado en el intento de secuestro de profesores en la Sierra de Zongolica; un policía resultó herido de bala en el rostro en el segundo enfrentamiento ocurrido la mañana de este viernes.

Mientras tanto, profesores que laboran en 70 escuelas de la región, iniciaron un paro de labores para exigir el refuerzo de la seguridad; advirtieron que no regresarán a las aulas hasta que no dialoguen con autoridades estatales.

Cortesía/Periódico Órale! Jarocho

Anoche, la Secretaría de Seguridad Pública confirmó la muerte de cuatro sujetos que previamente habían sido detenidos por elementos de la policía local, luego de una persecución a balazos por la carretera que va de Atzompa hacia Ciudad Mendoza.

Los sospechosos fueron sorprendidos cuando trataban de secuestrar a un grupo de profesores y al dar la voz de alerta, los policías comunitarios se activaron en apoyo de los elementos policiacos; los pobladores cerraron los accesos a las comunidades aledañas, lo que no permitió que los presuntos secuestradores escaparan y al llegar a Tetlalcinga fueron detenidos.

Ahora se sabe que dos de los cómplices lograron escapar.

Cortesía/Periódico Órale! Jarocho

Al ser llevados a la comandancia, en la cabecera municipal, los cuatro sujetos detenidos fueron encarcelados por la policía, pero los pobladores exigieron que se los entregaran. La turba los golpeó y luego los quemó vivos. Los tres vehículos que trataban de utilizar para cometer los plagios, también fueron incendiados.

Los policías comunitarios se mantuvieron en vigilia durante la madrugada y por la mañana, sorprendieron a los dos sujetos que habían escapado y quienes al ser descubiertos se enfrentaron a balazos con policías y lugareños.

Los dos sospechosos resultaron heridos, pero aun así los vecinos de Atzompa no permitieron que los trasladaran hacia algún sitio para ser atendidos, por el contrario, fueron rematados y quemados.

A partir de estos hechos, los pobladores de la serranía bloquearon los accesos y no permiten la circulación a ningún vehículo sospechoso; la gente colocó piedras con el fin de obligar a los automovilistas a detener su marcha, para exigirles que se identifiquen.

Cortesía/Periódico Órale! Jarocho