“Yo la entiendo porque no es fácil ser hija de alguien famoso, yo la entiendo porque mi mamá y mi papá son famosos y no estaban conmigo", comentó en el programa Un Nuevo Día.

Alejandra Guzmán abrió su corazón en un programa de televisión, esto cortesía de Adamari López, su amiga, quien la entrevistó con lágrimas en los ojos.  

Fue en el programa “Un Nuevo Día” que se graba en vivo en Miami y entradas en confianza hablaron sin censura de las complicaciones médicas de Ale, de su distanciamiento con su hija Frida Sofía y del amor que siente por sus famosos padres. Pero sin duda, la que le sacó lágrimas fue Frida, pues emocionada aseguró que lo que más la haría feliz sería reconciliarse con ella.

“Yo la entiendo porque no es fácil ser hija de alguien famoso, yo la entiendo porque mi mamá y mi papá son famosos y no estaban conmigo cuando yo hacía la clase abierta, cuando bailaba ballet y yo decía ‘dónde está mi mamá o dónde está mi papá’, pero son cosas que uno entiende después, porque son sacrificios que uno hace para sacarlos adelante, pues porque te reclaman, por qué no estás conmigo, por qué no me pelas, y tú sabes que tenemos que salir y chambear ”, explicó La Guzmán.

Entradas en materia, Ale confesó que ella se habpia equivocado muchas veces, mucho de elos gracias a sus adicciones, pero jamás hizo nada con la intención de dañarla. “Ahora, yo soy rockstar desde toda la vida, desde hace 31 años, y yo era muy joven cuando la tuve, y yo si tuve errores, los cuales puedo recapacitar, puedo cambiar… lo que puedo cambiar es dándole ejemplo, siendo mejor persona, pero si tuve un error no fue con la intención de hacerle daño”.

La Guzmán finalmente dejó la puerta abierta para poder reencontrarse con Frida Sofía. “No hay nada que yo pueda arreglar, somos nada más dos, ella y yo, y ella sabe que yo la amo con toda mi alma, y que jamás le haría daño, jamás”.