Especial
La SEP y sus homólogas en las entidades federativas deben de vigilar que no se condicione el acceso a la educación pública, opinó el Diputado Federal Evaristo Lenin Pérez Rivera

La Secretaría de Educación Pública Federal y sus homólogas en las entidades federativas deben de vigilar que no se condicione el acceso a la educación pública mediante el pago de cuotas escolares en el proceso de inscripción y reinscripción del próximo ciclo escolar, opinó el Diputado Federal, Evaristo Lenin Pérez Rivera.

Enfatizó este llamado para que las autoridades, de manera contundente, prohíban el cobro de cuotas escolares.

 

“Me parece increíble que a pesar de la situación económica que vive México donde los trabajadores han estado con medio salario o han sido despedidos, se les pretenda condicionar la incorporación de sus hijos a la escuela mediante una cuota, en ese sentido está prohibido además en la Constitución, por eso este llamado para que se giren instrucciones a todo el sistema educativo para evitar estos cobros”, puntualizó.


Dijo que se ha enterado por medio de reportes periodísticos y por una gran cantidad de testimonios de padres de familia que, para los niños, niñas y jóvenes poder acceder a la educación pública, es necesario cubrir el pago de cuotas “voluntarias” de inscripción o reinscripción, de mantenimiento, de cierre de ciclo escolar, entre otras, las cuales, en un gran número de casos son sumamente elevadas e incosteables para miles de familias.

 

Además de la gratuidad de la educación que establece nuestra Constitución, dijo,  la Ley General de Educación en su artículo 7º fracción IV; prohíbe el pago de cualquier contraprestación que impida o condicione la prestación de este servicio en la educación que imparta el Estado.

 

Sin embargo, consideró, la Ley no se está respetando y esta situación sigue persistiendo, pues a pesar de que las cuotas escolares no son obligatorias, en los hechos podemos observar que el acceso a la educación está condicionado por el pago de estas, ya que, de no efectuarlas, simplemente el estudiante no tiene un lugar en el aula.

 

Opinó que el próximo proceso de inscripciones y reinscripciones representará un reto aún más grande para millones de familias mexicanas que, debido a las afectaciones en su economía derivadas de la pandemia ocasionada por el COVID-19, no se encuentran en condiciones de realizar dichos pagos que en algunas ocasiones supera los 2 mil pesos por estudiante.

 

Durante la cuarentena un gran número de mexicanos perdieron su empleo, otros han dejaron de tener ventas o de brindar sus servicios, lo que ha representado una gran afectación a sus bolsillos y pone en riesgo poder seguir brindando la oportunidad a sus hijos e hijas de continuar con su educación, recordó.

 

“Es responsabilidad del Estado garantizar el derecho humano a la educación, por ello, resulta necesario que las autoridades educativas tomen cartas sobre el asunto y se impida que la educación de nuestras niñas, niños y jóvenes esté condicionada a la capacidad económica de sus familias, sobre todo en estos momentos de crisis que atraviesa el país”, señaló Pérez Rivera.

En VANGUARDIA estamos comprometidos con brindarte todos los días Información con Valor y por lo mismo nos encantaría que nos siguieras en nuestras redes sociales e interactúes con nosotros y nuestra comunidad en Facebook, así como recibir las noticias al instante en nuestra cuenta de Twitter y darte de alta en nuestro premiado newsletter de información para despertar tu mente Jugo Naranja y nuestro newsletter local de VANGUARDIAMX, suscribirte a nuestro canal de Youtube y no dejes de ver nuestra propuesta de hermosas fotos y stories en nuestro canal de Instagram.
No dejes de suscribirte a nuestra edición Vanguardia HD.  

José Reyes


José Reyes Quintero. Orgullosamente periodista de VANGUARDIA desde noviembre de 1999, aunque mi incursión en el periodismo se remonta al año de 1988, cuando inicié mi carrera en Monterrey, mi ciudad natal, donde estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UANL. He cubierto desde actividades policiacas hasta deportivas, incluso sociales, siempre en el periodismo escrito.  Actualmente me especializo en temas electorales, políticos, de seguridad y legislativos. Vivo de la palabra y como tal, me esfuerzo al máximo por respetar nuestro idioma.