Fotos: Especial
Ya sea como un manipulador, un luchador travesti o un samurái japonés, el actor mexicano nos habla de los antagónicos a los que ha dado vida

Originario de San Luis Potosí, a los 17 años Alex Durán descubrió su vocación, y aunque no sabía muy bien cómo iba a lograr sus sueños, solo sabía que “las oportunidades no se dan, se hacen”, frase con la que se identifica desde entonces, y que lo ha llevado a contar con más de 12 años de trayectoria artística, conquistado todos aquellos papeles de villanos que se ponen en su camino.

Desde interpretar a un tratante de blancas hasta a un luchador travesti, Durán se ha convertido en uno de los actores multidisciplinarios más cotizados del momento, en los últimos años ha tenido importantes participaciones en series como “El Señor de los Cielos” de Telemundo, “Vuelve Temprano” de Grupo Imagen, “La Bella y las Bestias” de Univision y “Blue Demon” de Sony Pictures Television.

Ahora, Alex pronto estrenará la serie “El Último Dragón” de Televisa y Univision en conjunto con W Studios y Lemon Studios, junto a Sebastián Rulli y Renata Notni, la cual es una de las apuestas más fuertes de Televisa para el 2019, una producción escrita por Arturo Perez-Reverte. En entrevista con VANGUARDIA, el actor hidrocálido nos dio más detalles sobre su personaje, el cual nos llevará directamente hasta Japón.

“Formo parte del elenco principal de esta súper producción, es un proyecto muy grande y en donde se está apostando mucho para llegar a las pantallas de Televisa y Univision. Mi personaje es un samurái japonés llamado Ishiro, es súper introvertido, introspectivo, no se mueve, no habla, cuando habla es súper contundente; estas cosas a mí me encantan porque me saca de mi zona de confort. Para este papel he aprendiendo artes marciales desde hace más de tres meses, e incluso un poco de japonés, porque queríamos hacerlo bien, no queríamos hacer al típico estereotipo japonés”, comentó el actor.

Alex Durán asegura que los villanos han sido sus aliados en este camino actoral, pues sin querer se han convertido en parte de su perfil a la hora de buscar nuevos personajes, y vaya que lo hace muy bien, pues cada uno de sus antagónicos ha quedado grabado en el público.

“Siempre he tratado de que mis personajes aporten algo a la gente que los ve; y sí, me ha tocado hacer muchos villanos (risas), pero intento que todos reflexionen, que piensen el porqué de su manera de ser. Soy muy cuidadoso con las cosas que hago”, añadió el histrión.

MÁS Y MÁS RETOS

El también conferencista y escritor, sabe que la televisión está cambiando a pasos agigantados, cuando terminó su preparación en el Centro de Educación Artística de Televisa (CEA) su primer proyecto fue “Rebelde”, una producción que a pesar del gran éxito que logró en su momento, no se compara a los actuales proyectos del entretenimiento mexicano.

“Yo creo que entre más vamos creciendo se va profesionalizando más el trabajo, la gente cada vez más pide este tipo de propuestas. Así que todo se vuelve más exigente al hacerlo, todo tiene mayor supervisión, otra calidad, estoy muy a favor de esta modernización. Ahora sí que estamos a la vanguardia (risas), queremos ser referente para otros países que también están maquilando de otras formas”, agregó el hidrocálido.

Alex ya está preparado para lo que venga este próximo verano en Televisa, en la trama de “El Último Dragón”, su personaje se enamora de la persona menos indicada para él, lo que provoca un choque de culturas entre lo oriental y lo occidental. “Me siento muy confiado haciendo villanos, pero siempre estoy buscando el riesgo, meterle algo más, y creo que Ishiro es todo eso”, puntualizó.

‘BABAS Y RISAS’

Si algo define bien a Alex Durán es el amor que siente por su carrera y su familia, además de dar de vez en cuando conferencias con el título “Las oportunidades no se dan, se hacen” -inclusive recientemente en Torreón-, el actor no para de buscar nuevos retos, y este pasado 2018, Durán quiso unir de alguna forma todos sus universos en uno mismo, así fue como nació el libro infantil “Babas y Risas”.

“Es una historia muy conmovedora, este cuento es la historia de mi hija y mi perro que murió hace un año de cáncer, y narro la relación que hubo entre Valentina y mi perro, todo el rollo de su enfermedad y cómo se lo planteamos a ella; y al día de hoy, Valentina entiende que existe el cielo de los perros, y yo quería explicarle de alguna forma que un día tampoco yo estaré o la familia”, comentó el actor. “Babas y Risas” se publicó en diciembre con cinco mil copias; y ahora, están en la etapa de promoción e introducción en todas las librerías del país.