El general Mondragón y Victoriano Huerta. Foto: Internet.
Este 9 de febrero se conmemoró el inicio de la Decena Trágica, en la que el presidente Francisco I. Madero fue traicionado por un grupo de militares entre los que se encontraban los padres de ambos creadores mexicanos

Del 9 al 19 de febrero de 1913 México fue sacudido por un golpe militar que marcó su historia. El presidente Francisco I. Madero, que llegó al poder a través de un proceso democrático, fue traicionado por un grupo de militares liderados por Victoriano Huerta, acontecimiento que culminó en la muerte del revolucionario.

Entre los personajes que formaron parte de ese golpe de estado destacan dos cuya progenie ha destacado en redes sociales en estos días que se conmemora tal evento. Se trata de los generales Bernardo Reyes y Manuel Mondragón, padres respectivamente del escritor Alfonso Reyes y de la artista Carmen Mondragón, conocida como Nahui Olin.

Aunque ambos son respetados creadores mexicanos, en vida el estigma de ser hijos de “los traidores” marcó parte de su juventud, pero con el tiempo la historia y sus logros personales fueron diluyendo esta parte de sus biografías.

Nahui Olin.

Sin embargo eso no evitó que, por ejemplo, Reyes tuviera que tener una carabina cargada en su habitación de la Ciudad de México en 1910 cuando vivió en la capital, pues su padre siempre estuvo asociado con la dictadura porfirista que ese año fue puesta en jaque por la Revolución Mexicana.

Con la muerte de su padre en la Decena Trágica y la posterior participación de su hermano en el gobierno de Huerta, el escritor tuvo que irse a Europa, tras lo cual regresaría a México de manera intermitente y comenzaría su vida en el exterior como diplomático.

De este episodio Alfonso escribiría años después "Ifigenia Cruel" en 1923 y más tarde en 1930 compondría la Oración del 9 de febrero en conmemoración, textos que serían publicados de manera póstuma por su esposa Manuela Mota en 1969.

Mientras tanto, Carmen Mondragón vivió en los lujos que su padre proveyó, no solo por su posición en el gobierno de Porfirio Díaz, sino también por sus diseños militares, como el llamado Fusil Mondragón.

Bernardo Reyes.

Fue una de estas comisiones para el ingeniero de armas que llevó a la familia Mondragón a vivir en París durante casi 8 años. A su regreso conoció al cadete Manuel Rodríguez Lozano, con quien Nahui contraería matrimonio, pero en 1913 su padre fue quien lideró la rebelión de la Decena Trágica —y liberó a Bernardo Reyes y Felix Díaz para tal fin— y aunque ocupó el puesto de Secretario de Marina en el gobierno de Huerta, comenzaron a circular rumores de un complot para derrocar al nuevo presidente y este lo expulsó del país.

Para entonces Nahui ya estaba casada y vivía en París, por lo que los sucesos posteriores al golpe de estado no la afectaron directamente. Y no regresó a México hasta 1921, donde la poeta y pintora conocería al artista Dr. Atl, quien sería el que la apodaría con este nombre náhuatl.

Alfonso Reyes.