Tal parece que el mundo cambió de unos días para acá. Un buen número de países ha expresado de alguna manera que sin Donald Trump todo parece diferente, claramente más positivo. La Comunidad Económica Europea dejó sentir que esperan una etapa de cooperación con Joe Biden. Al fin, nuestro Presidente creyó que sería bueno hablar con Biden. Éste inició su mandato dando una señal inequívoca de que desdeñaba los proyectos de Trump: rechazó el muro fronterizo, anunció que los “Dreamers” recibirán su permiso de estancia y la posibilidad de tener la nacionalidad americana, sin dejar la de cada uno de los jóvenes, rehízo relaciones con la Organización Mundial de la Salud (OMS), firmó el acuerdo de París y se comprometió a atacar las causas del cambio climático, etcétera. Biden también cree que el problema de la migración podría atenuarse si se hacen inversiones en Centroamérica.

Antes de tomar el poder, Donald Trump ofendió gravemente a los mexicanos, a pesar de lo cual el presidente Peña Nieto lo invitó a México, lo cual debe haber influido en la percepción de los mexicanos que viven en Estados Unidos. A pesar de eso, Trump declaró que entre ambos presidentes (Peña y López) prefería al socialista sobre el capitalista. Afirmación estúpida.

En Coahuila tuvo lugar un despido enorme de burócratas del Estado en diciembre. Me enteré que pidieron la renuncia a 832: no era pregunta sobre si querían irse, era una orden. Algunos firmaron sin problema porque no tenían escape. Muy pocos lucharon por seguir trabajando e hicieron trámites para ello. Uno de los despedidos era Víctor Moncada, bibliotecario en el Centro Cultural Vito Alessio Robles. Trabajó con entrega y generosidad atendiendo a quienes consultamos ese magnífico centro. Víctor estaba tristísimo. Platicamos en diciembre en una banca de la Plaza de Armas y lloró: “con lo que me darán mensualmente por concepto de jubilación no puedo vivir”. Supe que se echó atrás su despido. En esto Víctor inició un malestar físico y debió ser hospitalizado. En pocos días murió. Ayer lo elogió Alejandro Pérez Cervantes, de ahí que yo me sume a sus ponderaciones. Tengo muy buenos recuerdos de Víctor como orientador.

Y, puesto que murió el director del Vito, Villarreal Lozano, nos preguntábamos quién lo iría a sustituir. Le entregaron la dirección a Esperanza Dávila Sota, mujer experimentada, conocedora del Centro pues ingresó desde sus inicios hace 22 años. Considero que ella seguirá sosteniendo el ritmo de trabajo y el prestigio del Cecuvar. “Pera” ha destacado por sus columnas semanales sobre la vida de Saltillo y sus habitantes de antes y ahora. Ha hecho una crónica necesaria, entretenida y, además, reveladora.

Aparte, me parece que debo destacar la posición del Colectivo Sí a la Vida, de los campesinos de General Cepeda. Declaran con energía lo siguiente: “grupo de campesinas y campesinos defendemos desde la sociedad civil la vida, los derechos humanos y nuestros territorios, entendidos como la tierra ejidal, el agua, las semillas criollas y nuestra forma campesina de vivir. Una vez más y como siempre hemos hecho, nos deslindamos explícitamente de los procesos electorales y partidistas de este año. Somos y seguiremos siendo ciudadanos independientes de todo partido y de cualquier candidato o gobernante. Gracias.” El Colectivo acordó que como tal permanecería al margen de todo partido, campaña o candidatura. Ahora se avecinan elecciones, el Colectivo se mantendrá al margen. Los militantes que decidan participar o apoyar alguna candidatura, lo harán a título estrictamente personal.

Es una posición interesante y significativa. Se trata de campesinos que han sido engañados, manipulados y robados durante muchos años: están hartos. Ya no confían en los políticos porque su experiencia les dice que no tienen palabra, tienen intereses, un enorme bolsillo, falta de ética y otras galanuras. ¡Bien por el campesinado! Quieren decir ¡basta!

No hemos salido del bache y todavía tardaremos en superarlo. Es claro que la vacuna podrá tener un papel de muro contra el virus, sin embargo, hasta ahorita la vacunación avanza con enorme lentitud.