Foto: Especial
Permitirá a sus clientes prioritarios probar el coche antes de comprarlo sin ningún tipo de costo

Pensar en coches como si de refrescos se tratase no es algo nuevo: ya se conoció hace unos meses un aparcamiento en Singapur en el que los vehículos se estacionaban y quedaban expuestos como si se alojaran en una máquina expendedora. Pero ahora el gigante chino Alibaba va a llevar el concepto un paso más allá, ya que está desarrollando la primera ‘vending machine’ de automóviles… que además tiene forma de gato.

Huna Lu, director de marketing de la división automotriz de Tmall (parte del grupo Alibaba) explica así la idea: “Nuestro pensamiento tras la máquina expendedora de coches se centra en ayudar a los usuarios a solventar algunos de los problemas que encuentran a la hora de comprar su vehículo”. Y continúa: “Para conseguirlo estamos construyendo una tienda física experimental que ofrece la recogida de vehículos a través de un reconocimiento facial, pruebas de tres días y una única tienda que contiene todas las marcas”.

Aunque la idea suene atrevida, ya hay varios fabricantes consolidados que quieren participar en el proyecto, como Ford, Maserati, Volvo, Mercedes, Audi y BMW. Además, el procedimiento de prueba y compra es bastante sencillo.

Para poder acceder al servicio, el cliente debe tener un crédito superior a 700 en el sistema Zhima Credit y ser también un Super Member de Alibaba, uno de los eslabones más altos del sistema de membresía del gigante asiático.

Si cumple ambos requisitos, el usuario puede utilizar una App móvil para tomar una foto de cualquier vehículo que encuentre en la calle  y buscarlo en la aplicación. Una vez seleccionado se fija la fecha la prueba del coche, se completa la información básica del cliente y se acude a la tienda. Allí, gracias al reconocimiento facial (o a introducir un código de acceso), el sistema proporciona el coche.

Lógicamente tiene ciertos límites: las pruebas son de tres días, solo se puede realiza una vez con cada modelo y, en principio, únicamente están permitidas cinco pruebas en los primeros dos meses del programa.

Puede que parezca una apuesta a largo plazo, pero Alibaba tiene previsto abrir docenas de máquinas expendedoras de coches por toda China durante el próximo año.