Este usuario anónimo de Instagram promueve en sus ilustraciones una sexualidad libre de cualquier censura

Entrar a la cuenta de Alphachanneling es como abrir las puertas de un jardín sagrado del placer. Un sitio en el que no importa si es solo, entre dos o más, las personas entran a disfrutar del sexo más allá del plano físico.

Se trata de un artista anónimo con casi 400 mil seguidores en Instagram y en cuyos trabajos abundan los mandalas, las flores de loto, hojas y cuerpos desnudos sin miedo, disfrutando de una conexión que genera un ambiente de festivo.

Decir que sus dibujos son psicodélicos es poco, pues sus personajes se sumergen en situaciones extremas que los llevan a expresar un éxtasis más que intenso, divino. 

Las tonalidades pasteles y los escenarios románticos harían pensar que por más anonimato que procure, quien hace estas obras es mujer, pero la verdad es que se trata de un hombre. 

“Esa es una buena señal para mi, porque no estoy deliberadamente evitando hacer una expresión falocentrista o masculina, simplemente estoy haciendo las cosas que no me ha sido posible encontrar en términos de erotismo allá afuera”, ha señalado el artista en entrevistas telefónicas en ocasiones pasadas. 

Un poco de la información que ha revelado es que es suizo, pero que vive en Oakland, California, que su trabajo “real” se concentra en lo digital y que tiene una inclinación por lo erótico. 

La frescura en sus imágenes hacen parecer que en su jardín siempre es primavera, pero observando más de cerca se puede encontrar tranquila a una pareja haciendo un “69”, tríos que ocurren con calma o una chica sentándose en el rostro de otra mujer, en este jardín sagrado la timidez no existe. 

Mientras otros artistas promueven la revolución sexual con imágenes transgresoras e impactantes, Alphachanneling toma como estandarte  los encuentros sexuales delicados, abundantes en sentimientos, pero sin dejar de ser intrépidos.

Te puede interesar

“Siento que la gente se avergüenza de tener experiencias espirituales, es algo que la mayoría prefiere mantener en privado e incluso censurarse a sí mismos por completo. Del mismo modo hay una vergüenza hacia los deseos básicos que no parecen socialmente aceptables, ya sabes, coger. Me gusta la idea de combinar los dos, aceptando y celebrando ambos”, dice el artista.

No es difícil suponer lo plagadas de influencias que están sus ilustraciones. De entrada el taoísmo, filosofía que observa a la sexualidad como un acto sublime que supera la unión física. 

Pero también señala al poeta Rumi, los dibujos de Robert Crumb, el sadomasoquismo y los diarios de sueños de Federico Fellini. 

“Él documentaba sus sueños todos los días, y para mi es como arte infantil, muy inmediato y casi urgente. Él sólo tenía que dejarlo ser en papel, y yo me identifico con eso, porque no necesito que sea algo hermoso, sólo ponerlo pronto en papel. El arte infantil muchas veces no tiene sentido pero al verlo puedes experimentar su mundo y sus impresiones”, asegura el ilustrador comparándose con el director de cine.

Alpha describe su proceso creativo como una especie de canalización, convirtiéndolo en una alta frecuencia lejana del ruido de la vida diaria y aunque a él le toma tres o cuatro horas terminar una pieza, espera captar tu atención solo unos segundos en Instagram. 

“Ellos -sus usuarios- pueden expresarse en un estallido corto y dejar una expresión. Obtuve esa idea de Keith Haring. En el sitio en el que estamos culturalmente hoy, simplemente hay demasiado que observar, entonces es lindo que haya algo que se pueda digerir tan rápido”. 

Pero esta red social no ha sido siempre amable con él, pues en 2015 su cuenta fue dada de baja por la cantidad de denuncias virtuales.

“Aprecio a Instagram por muchas razones, pero a la vez, una cuenta no es un espacio propio, sino de la compañía y eso es una espada de doble filo. Describo esto como un castillo de arena en la orilla de la playa que puede ser tragado por una ola en cualquier minuto, aunque supongo que ellos solo están explorando cuáles son sus reglas realmente”, declaró anteriormente el ilustrador.

Su anonimato es solo una forma de divertirse y distinguirse de su otro trabajo, porque no le gustaría que Alphachanneling se relacionara con lo otro que hace porque para él sería confuso. 
“Es lindo tener el trabajo protegido así. Creo que por eso, esto es lo que es, no trata de abarcar otras facetas de mi vida y todos mis proyectos o como me encuentro con el mundo, es un canal distinto”, puntualizó el artista.

El dato

- Síguelo en Instagram como @alphachanneling

- Compra sus obras en su sitio www.alphachanneling.com

- Tuvo su primera exposición ‘Utopian Erotic’ en 2016 en la Galería Jack Hanley. 

- Tiene cerca de 400 mil seguidores