Embajador. Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados, visitó la Casa del Migrante. Foto: Hector García
200 migrantes están inscritos en programa de refugio de Saltillo

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, visitó este viernes la Casa del Migrante de Saltillo para observar los avances del modelo de Refugio implementado por las autoridades y las organizaciones para el tema de asilo y refugio en esta parte del país, y a la vez le fue manifestada la inconformidad de la política migratoria del Gobierno Federal frente a las amenazas de Donald Trump.

La gira de trabajo del representante de ACNUR que empezó por Saltillo, tuvo lugar en las instalaciones de la empresa Mabe, donde, de acuerdo con Pedro Pantoja, asesor religioso de la Casa del Migrante de Saltillo, dicha visita consistió en un encuentro con las personas refugiadas que ya se encuentran trabajando en dicha empresa, ejerciendo los derechos del reconocimiento de su condición.

En ese sentido, el asesor manifestó que durante esta visita, Filippo Grandi también recogió las quejas sobre el comportamiento de las autoridades mexicanas frente al éxodo, donde además de atentar contra los derechos humanos de los migrantes y funcionar como traspatio de la política de Donald Trump, ha atentado contra las labores de los defensores de la población migrante y posible refugiada en México.

 

“Este escenario es sobre lo que implica la descarada afirmación de Trump en las Naciones Unidas donde ya quedamos como traspatio, diciendo que somos su servidor, y cómo nos están utilizando sin que este Gobierno (de México) esté tomando consenso con las diversas organizaciones sociales”, expresó Pedro Pantoja sobre las manifestaciones a Grandi.

Además de visitar la Casa del Migrante, y la estancia de la Casa del Refugiado que ahí mismo se ubica, las autoridades municipales y la organización de Frontera con Justicia, le fue presentado el modelo que desde 2016 empezó como programa piloto para recibir a la población refugiada con un plan estratégico de empleo y escuela, donde ya hay 200 personas refugiadas inscritas, principalmente de Centroamérica.

“México es un desastre en política; México es un desastre en seguridad con la población migrante forzados y refugiados. La propuesta de ACNUR es el refugio, porque además tenemos los filtros totalmente bloqueados. Ésta es una demostración ante el Gobierno de que sí se pueden hacer cosas frente a esos escenarios y no poner como moneda de cambio a todas estas víctimas tanto de migración forzada como de refugiados”, expresó el asesor.

De acuerdo con la agenda presentada desde Ginebra, Filippo Grandi visitará al menos cuatro ciudades más para revisar los planes de las organizaciones en el panorama de Refugio, y posteriormente concluir con el Mandatario federal, donde, de acuerdo con Pedro Pantoja, se podría plantear el escenario de los defensores de los migrantes y refugiados.